Concepto de Farmacia

Farmacia es una especialidad médica pero también una ciencia que se encarga de la identificación, el estudio y combinación de componentes químicos, naturales y/o artificiales, su vía de administración (oral o parenteral) y su repercusión en el cuerpo humano con la finalidad de prepararlos y almacenarlos para utilizarlos contra las enfermedades. También se define como aquel establecimiento en el cual se distribuye al consumidor (paciente) dichos fármacos.

Farmacia

Etimológicamente la palabra farmacia proviene del griego “pharmakon” que significa veneno o medicamento, y “panacea” que es el antídoto o cura, de allí se deriva el símbolo de la farmacia de la serpiente en el tubo, lo que representa que en el veneno de la serpiente también está el antídoto para el mismo, un constante equilibrio entre enfermedad y salud en el que juega un rol decisivo la farmacia, para inclinar la balanza a favor del bienestar biológico de los aparatos y sistemas humanos y así éste pueda tener disfrute pleno de sus facultades en el mundo.

El concepto de farmacia ha sufrido muchos cambios a lo largo de los años como parte de su evolución, desde considerarse sólo como un sitio físico en el cual los farmacéuticos eran considerados como simples vendedores que entregaban medicamentos siguiendo órdenes médicas; hasta un espacio lleno de especialistas en la materia que orientan a sus compradores o beneficiarios sobre los aspectos básicos de los medicamentos, sus efectos adversos, vía y tiempos de administración, además de medicinas similares a las que solicitan si éstas no estuviesen disponibles para el momento.

De lo anterior surge un nuevo concepto, la atención farmacéutica o farmacia clínica que se traduce en el trabajo de equipo que realiza el farmacéutico junto con las especialidades médicas y pacientes, para identificar y solucionar inconvenientes relacionados con la vigilancia, elaboración, adquisición y aplicación de esquemas terapéuticos.

La terapia con medicamentos es el método más frecuente en cualquier tratamiento de la salud. Su utilización ha aumentado debido al envejecimiento de la población, el aumento de pacientes con enfermedades crónicas, nuevas enfermedades infecciosas que han surgido y la aparición de otros tipos de tratamientos como para la calvicie, embellecimiento entre otras.

Los farmacéuticos como expertos en medicamentos tienen una formación en química y biología, poseen conocimientos de cómo funciona el organismo normalmente y cómo actúan los medicamentos en un organismo enfermo, su conocimiento en la elaboración de medicamentos le permite asesorar esta labor y determinar las políticas para la adquisición de los productos. Según la OMS los farmacéuticos deben ser “siete estrellas”:

  1. Cuidador: que imparta un servicio de alta calidad.
  2. Tomador de decisiones: para ejecutar las medidas más eficaces y eficientes en cuanto a la política de los medicamentos.
  3. Comunicador: informar al público en general sobre salud y medicamentos actuales.
  4. Gestor: de recursos políticos, sociales y económicos en farmacéutica.
  5. Estudiante permanente: como lo demanda el constante e indetenible avance en medicina.
  6. Profesor: capaz de educar a pacientes y profesionales de la salud.
  7. Líder: que guíe a la sociedad como conocedor de las necesidades de medicamentos de cada población, en su búsqueda y adquisición.

Entre las funciones de los farmacéuticos están:
  • Asesorar campañas para la prevención de enfermedades.
  • Formar parte de programas de inmunizaciones.
  • Realiza investigaciones bioquímicas en áreas de medicina.
  • Participar en la orientación de los pacientes.
  • Informar sobre el uso de medicamentos de acuerdo a las distintas patologías.
  • Control de calidad de medicamentos.
  • Dirección técnica en farmacias.

La profesión farmacéutica debe estar siempre dirigida al servicio de las necesidades de la sociedad y de los pacientes siempre con la finalidad de recuperar y mantener una buena salud.