Concepto de Metalografía

La metalografía es la ciencia que analiza microscópicamente las propiedades estructurales de una fusión o un metal, vinculadas con las características químicas, mecánicas y físicas. El microscopio es un elemento primordial para la metalografía desde lo científico hasta lo técnico. Es probable establecer el tamaño de grano, distribución y forma de distintas etapas e instalaciones que tienen gran consecuencia sobre las características mecánicas del metal. La microestructura deja ver el tratamiento térmico y mecánico del metal.

Metalografía

Un examen metalográfico genera mucha información y para que esto se lleve a cabo se requiere adquirir muestran de gran representación sin alteraciones que vienen de la extracción o en la preparación del examen. Para que un estudio microscópico sea eficaz se debe tener experiencia en la preparación de la muestra. El microscopio aunque sea el de última generación no se verá la estructura de una muestra que se obtenga de forma incorrecta. La manera en la que se prepara una muestra es sencilla, pero requiere de un método desarrollado luego de prácticas continuas.

Pasos para una preparación metalográfica.

  • Corte metalográfico: se refiere a cortar la muestra con una herramienta metalográfico como es la sierra; es un aparato capacitado para perforar con un disco de corte por abrasión, entre tanto provee un caudal de refrigerante, esto impide el sobrecalentamiento de la muestra, lo que indica que no se alteran el contexto microestructurales de la misma.

  • Incluido metalográfico: la muestra luego de ser cortada se contiene en resina para que su tratamiento sea mejor y almacenado. La inclusión se puede efectuar por medio de resina en frío; básicamente con dos elementos, resina en polvo y un fermento en líquido, los cuales se combinan y se vierten encima de un molde con la pieza a incluir ya colocada dentro del mismo, llenándose el molde completo. La ventaja de la inclusión en frío es que se puede incluir diferentes piezas a corto plazo. También, se le puede dar la forma que se desee al molde. Como desventaja de constituir una inclusión blanda es complicada respetar el diámetro de embutición.

  • Pulido metalográfico: se utiliza el aparato suelda metalográfica, preparándose la superficie del material llamada desbaste grueso; se desgasta la superficie de la muestra usando un papel de lija de forma igual, mientras se disminuye el tamaño del grano, hasta lograr que el papel este de menor tamaño. El desgaste fino necesita de una superficie plana libre de raspaduras la cual se consigue por medio de una rueda giratoria húmeda recubierta con un paño completo de partículas abrasivas. La fase de pulimento es elaborada básicamente con paños sólidos puestos sobre platos giratorios redondos, con abrasivos y con granulometrías. El pulido se efectúa agarrando la muestra con la mano o por medio de un cabezal automático para pulir una o varias muestras.

  • Ataque químico: existen números ataques químicos para distintos tipo de metales y contextos. Usualmente, el ataque es elaborado por fregado o inmersión con algodón empapado en líquido, mientras unos segundos hasta que se revele la estructura. El ataque más utilizado es el nital compuesto por ácido nítrico y alcohol, en los metales férricos.

  • Microscopio: para este paso se utilizan las lupas estereoscópicas, es decir, que benefician la profundidad del foco y se obtiene un enfoque tridimensional del espacio observado. El microscópico es fundamental para el examen metalográfico que permite examinar una muestra con aumentos que pueden variar de 50x a 200x.