Concepto de Análisis Sociológico

El análisis sociológico es un método que se aplica en base a fundamentos y técnicas de investigación, con el objeto de obtener datos sobre los grupos o hechos sociales que requieren ser atendidos; son validados por los campos de estudio científicos y los del conocimiento sobre la razón y la experiencia interna o externa (reflexión o sensación). Su base principal de estudio es el sentido común, la opinión que tiene un individuo sobre la sociedad en la cual se desenvuelve.

Análisis Sociológico

El primer planteamiento sobre sus reglas teóricas fue hecho por Emile Durkheim, donde los hechos sociales de manera básica, deben ser enfocados y argumentados en función a los principios de la lógica. En la metodología que se utiliza, se comienza por la recopilación de datos para así aprobar las hipótesis coherentes o rechazar las incoherentes, todo ello mediante sus respectivos análisis. El mismo puede iniciarse mediante una estadística descriptiva sencilla y terminar en un enunciado predictivo sobre el futuro comportamiento de un hecho social.

Una parte significativa de los esfuerzos del sociólogo es dedicada exclusivamente a la aplicación de sus críticas teóricas sobre los hechos sociales, la otra parte a darle forma a su hipótesis y compararla con los trabajos de campo, lo que puede ser sin duda alguna, el florecimiento de una nueva teoría. Se aplican los siguientes pasos científicos: definición del problema, conceptualización del marco teórico, definición de objetivos para llegar a la hipótesis, determinar la metodología adecuada para la investigación, recopilación de datos, análisis e interpretación de los datos y publicación de los resultados.

En la sociología como en otras ciencias que estudian el comportamiento del hombre dentro de la sociedad, siempre han existido métodos de investigación para comprender la relación de causa y efecto que se da entre los seres humanos y el entorno que los rodea, entre los que destacan:

  • Método histórico: se argumenta en base al estudio de los antecedentes, procesos y avances de las civilizaciones, con el propósito de encontrar el origen de las circunstancias que a través del tiempo han servido para mejorar, fortalecer o debilitar las relaciones y conductas sociales entre los individuos, con la intención de entender mejor su funcionamiento.

  • Método comparativo: en el que participan varias instituciones y grupos de personas (de culturas diferentes), durante una exposición con respecto a sus diferencias y sus similitudes, lo que va a permitir un conocimiento más preciso y detallado sobre los desacuerdos que ocurren entre dos o más personas en un asunto concreto.

  • Método estadístico cuantitativo: mide y cuantifica datos cualitativos sobresalientes, mediante procesos matemáticos; asimismo estudia los fenómenos que alteran las relaciones sociales, con la intención de abstraer su parte común.

  • Método de estudios de casos: se emplea para el estudio de una situación en particular, comunidad, grupo de personas, institución o simplemente en un solo individuo. Se manipulan diferentes variables que sirven de indicadores, en la que desde una realidad limitada se trabaja en función de lograr una descripción aceptable acerca de un número importante de fenómenos.

  • Método de comprensión (Verstehen): se emplea en el estudio de procesos sociales que deben ser evaluados en base a lo que transmiten o expresan por sí mismos los individuos involucrados y nada tienen que ver las circunstancias que los producen.

  • Método experimental: caracterizado por la manipulación de las variables independientes entre sí y los efectos que ocasionan en las dependientes, en este método se trabaja en base a hipótesis muy precisas lo que permite el hallazgo de algunas relaciones causales.

  • Método funcionalista: analiza las relaciones sociales desde las diferentes funciones que cumplen las instituciones o grupos sociales. El funcionalismo concluye que las relaciones institucionales y la sociedad como tal se componen de dos partes interrelacionadas e interdependientes, cada una cumpliendo con su rol para darle vida al grupo que pertenecen.

  • Método estructural: estudia a la sociedad dentro de sus propios parámetros sociales formales, tomando en cuenta los elementos organizativos de las normas que la rigen en el espacio donde se desenvuelve, asimismo los cambios que producen en las relaciones internas y externas en la comunidad de manera general.

  • Método estructural-funcional: se basa en las hipótesis formuladas por los dos métodos anteriores, centrando su atención en el estudio de las instituciones y el sistema social. Pone en práctica técnicas de investigación para analizar de forma detallada las características de los fenómenos sociales que afectan a cualquier estructura social.

  • Método dialéctico: se vale de la dialéctica para determinar las contradicciones y conflictos que se dan dentro de un grupo o comunidad social, poniendo en tela de juicio la proposición que se intenta demostrar con razonamientos y los resultados contradictorios que el análisis sociológico arroja, de lo cual surge el resumen de las ideas fundamentales, que puede ser la solución o la nueva forma de entender el problema.