Concepto de De Lutero a Calvino

Martín Lutero y Juan Calvino son estimados como los dos individuos más trascendentales de la Reforma Protestante ocurridas en el siglo XVI. No obstante, hay diversas discrepancias e igualdades entre lo que se reconoce en la actualidad como Calvinismo y lo que se domina como Luteranismo. Son dos grupos cristianos totalmente opuesto, por lo tanto, los luteranos son partidarios de Lutero y los Calvinistas son partidarios de Calvino.

De Lutero a Calvino

Al inicio de la Iglesia católica no dio mucha trascendencia a los pensamientos de Lutero, ni a sus agresiones en contra al régimen de protección por las obras, pero muy rápido tuvo que protestar ante las reseñas que venían de Alemania, de que gran fragmento de la gente estaba retando la dominación del Papa.

Lutero siguió acometiendo las comprensiones y el método que mantenía tal destreza a través de mensajes que la imprenta propagaba por toda Alemania. Lutero forjaba un convocado a la aristocracia alemana para que rechazara el acatamiento al Papa y sustentar la institución de una Iglesia alemana, aseveraba además, que con respecto a la Biblia, todos los fieles eran sacerdotes sin necesidad de cierta ordenación específica y rechazaba la autonomía mayor del Papa sobre la cristianismo global.

Lutero reprochaba así mismo los sacramentos que poseía de la Iglesia católica, minimizandolo a solo dos, que él especulaba eran bíblicamente basados y afianzados además que los dominios civiles correspondían poseer completa mando político sobre la Iglesia católica. Esto iba más allá del sistema de la protección a la fe y conjeturaba una genuina intimidación para el catolicismo. Posteriormente, el Papa expresó a Lutero un cismático y lo castigó, es decir, lo emitió como un individuo apartado de la corporación de la Iglesia católica.

El calvinismo es un mecanismo teológico opositor y una orientación de la vida cristiana que pone el significado en la jurisdicción de Dios sobre todas las cosas. Está pendiente del cristianismo opositor es así llamada en vinculación al modificador religioso francés del siglo XVI Juan Calvino, quien reglamentó muchas de los más distinguidos sistemas que establecen parte de la teología modificada.

Calvino intervino importantemente en el progreso de los sistemas de la Reforma protestante. A los 25 años, en 1534, comenzó la primera publicación de su trabajo llamado como "Institución de la Religión Cristiana", que se anunció en 1536. Este trabajo, que fue examinada en distintas oportunidades en los transcursos de su vida, también de la cantidad de series de cartas pastorales y advertencias bíblicos, compone el recurso de la consecuencia que ha asumido sobre todas las títulos del protestantismo al transcurso de su historia.

El incremento de las Iglesias Reformadas o calvinistas concierne al segundo período de la Reforma Protestante. Tras la fulminación de Martín Lutero por la Iglesia católica, Calvino se asiló en Ginebra. Había estampado la confidencia de Augsburgo en 1540, pero su consecuencia fue más considerable en la Reforma Suiza, la cual no era luterana, sino que se fundaba en las instrucciones de Ulrico Zuinglio.

La instrucción y el sistema protestantes estaban desarrollando de forma liberado a Martín Lutero, bajo el dominio de muchos literatos y renovadores, entre los que subrayaba Calvino.

En el siglo XVI, el calvinismo se propagó por los Países Bajos y ciertos territorios adyacentes de Alemania, por Francia, Inglaterra, Hungría, Lituania y Polonia. La colonización a Norteamérica transportó el calvinismo al Atlántico Medio de Estados Unidos y a Nueva Inglaterra, donde el mayor segmento de los inmigrantes era calvinista.