Concepto de Microbiología Industrial

El origen de la microbiología estuvo estrechamente ligado a la fabricación de lupas potentes que permitieran ver los microorganismos. Además, se desarrolló por consecuencia del mejoramiento de los instrumentos tales como el microscopio y de las técnicas como la esterilización y la obtención de cultivos puros. Desde su origen, ha encontrado soluciones prácticas para la industrialización alimentaria y la vida humana.

Microbiología Industrial

Un aspecto que influyó en el desarrollo de la microbiología fue la indagación sobre la naturaleza de la fermentación, proceso artesanal e industrial antiguo, que se emplea para producir bebidas alcohólicas, vinagre, yogur, quesos y otros alimentos. El análisis microscópico de estos productos revela la presencia de microorganismos.

El profesor de química Louis Pasteur, esclareció la naturaleza del fenómeno sobre el papel que jugaba los microorganismos en la fermentación. Estudió los métodos de y procedimientos para producir el vino, con el objetivo de ayudar a obtener un producto de calidad constante. Observó que la fermentación de las frutas y de los granos que producían alcohol, la llevaban a cabo ciertas clases de bacterias. Al examinar los cultivos de fermentos, encontró que los buenos lotes predominan determinados microorganismos, mientras que en los productos malos se hallaban otros.

El aprovechamiento del metabolismo de los microorganismos para el beneficio humano es común en muchos campos industriales. Algunas oxidaciones y fermentaciones microbianas fueron usadas por el hombre en tiempos prehistóricos para elaborar alimentos y bebidas como el pan, la cerveza, el vino, el vinagre, la mantequilla y el queso madurado. Solo hasta el siglo XIX se supo que estos procesos de fermentativos eran el resultado de la acción de ciertos microorganismos.

La industria alimentaria actual invierte numerosas cantidades de dinero para mejorar la eficiencia de los procesos de fermentación. La fructosa que endulza las bebidas gaseosas se produce por intervención microbial sobre el almidón de maíz. Las bebidas dietéticas se endulzan con un prótido artificial indigestible para el humano, el aspartame producto de la síntesis microbiana. El ácido cítrico aditivo saborizante y preservante utilizado en la industria alimentaria, se produce usando un hongo.

Las industrias cárnica y láctea dependen de los procesos bioquímicos de los microorganismos del rumen o panza de los bovinos. La mayor parte de los embutidos vegetales y cárnicos toman su labor característica de la fermentación de diversas clases de microorganismos, por ejemplo, los encurtidos, las salchichas y las salsas de carne de res o cerdo. Un campo que se encuentra en expansión e investigación activa es el uso de subproductos industriales como fundamento de diferentes microorganismos para producir numerosas cantidades de proteína de consumo animal y humano.

Como sustrato se han utilizado los desechos de la industria cervecera y vitivinicultor, los subproductos hidrocarbonados que se fabrican en la industria petrolera, desechos de la industria de aceites y jabones, melazas del procesos de la caña de azúcar e hidrolizados de madera y licores de sulfitos procedentes de la industria de papel. Protozoarios, algas, bacterias y levaduras pueden llegar a ser un invaluable recurso para alimentar la creciente población mundial.

La industria química produce los ácidos láctico y cítrico, el alcohol etílico y el butírico y la acetona con la intervención de microorganismos, la biofarmacia los usa en la fabricación de de vitaminas, antibióticos, esteroides y vacunas. Actualmente, se utiliza técnicas microbiológicas a gran escala para producir gas metanos y minerales especiales como el cobre, el azufre y la diatomita. Los biotecnologías se convertirán en los procesos determinantes de la producción industrial en varios campos en un futuro.