Concepto de Posiciones Juradas

Se le denomina posiciones juradas, al hecho de responder bajo juramento, ésta prueba es de índole personal y consiste en una serie de preguntas sobre las cuales un litigante insta al otro a declarar bajo palabra, como prueba del litigio que existe y convencido de que el primero igualmente debe someterse a las preguntas que el segundo le haga. Así pues, son declaraciones voluntarias donde la ley concede libertad al absolvente, para que responda de manera que no aporte elementos en su contra.

Posiciones Juradas

La prueba de las posiciones juradas, es un proceso típico del interrogatorio de parte y la calificación que se le otorga a cualquier actividad procesal probatoria,
que persigue la explicación de un litigante sobre los hechos de los cuales tenga conocimiento personal, mediante el interrogatorio de la contraparte. Se afirma que la interpelación de parte no es exactamente un recurso de prueba, porque la misma depende de sus resultados. Puede que no produzca un elemento de convicción para el juez o que en la misma se capte un testimonio, por eso, se piensa que tan solo es una herramienta para conseguir una declaración de la parte contraria y probablemente, una confesión.

De acuerdo a la doctrina venezolana, en cuanto a las posiciones juradas, para que la declaración como tal tenga validez, se tienen como un requisito de forma las preguntas afirmativas que componen el interrogatorio al cual se somete la parte contraria; siendo en cuestión una condición necesaria. Siguiendo con el tema de las posiciones juradas, hay juicios encontrados entre los entendidos sobre si éstas deben ser tomadas como recurso de prueba o como dispositivos para lograr una confesión. En tal sentido, para ciertos autores, las posiciones juradas son un medio probatorio para obtener el testimonio del absolvente, al decir la verdad bajo juramento; para otros tantos, las posiciones juradas son principalmente un instrumento que tiene como último objetivo, la confesión de la contraparte.

En Derecho Probatorio, se parte del supuesto que las posiciones juradas son una obligación procesal y por ello termina de forma natural en confesión, es decir, con la aceptación de las acciones que son desfavorables a las partes, indistintamente de sus intenciones o no de confesar. Por otro lado, en materia probatoria, se hace la crítica constructiva sobre el beneficio de que solo a las personas jurídicas, se les apruebe designar a una persona natural para que absuelva en su lugar las posiciones, en perjuicio de la parte humana.

Es importante señalar que, el Código de Procedimiento Civil venezolano (CPC), al referirse a las posiciones Juradas, cita en su artículo. 403 lo siguiente:
“La persona que sea parte en un juicio, tiene el deber de contestar bajo juramento sobre las posturas que le hiciere la contraparte, según los actos concernientes de su conocimiento”. No obstante, a criterio de algunos autores e incluso según juicios de algunos jueces, la propuesta contenida en el artículo señalado, es considerada contraria a lo que se determina en el artículo 49 ordinal 5 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), que en relación al debido proceso expresa literalmente lo siguiente: “Ningún persona puede ser forzada a declararse culpable o a confesar en su contra, ni en perjuicio de su cónyuge, concubino, concubina o familiar dentro del segundo y cuarto grado de afinidad”. De allí la polémica sobre la temática, entre algunos autores.

Ocasión Procesal para Proponer una Posición Jurada


Artículo 405 CPC: "Las posiciones sólo podrán sucederse sobre las acciones referentes al valor de la causa, desde el día de la respuesta del requerimiento, después de la demanda, hasta el momento de la promoción de los informes de las partes para la resolución". En la interpretación de ésta ley puede observarse que, las posiciones juradas se pueden promover y evacuar en una etapa más amplia que la del periodo probatorio del proceso.