Concepto de Sociología Jurídica

La Sociología Jurídica, también denominada sociología del Derecho, es aquella disciplina que se encarga de estudiar los aspectos, las implicaciones y todo lo referente a las relaciones entre la legalidad y la sociedad. Se hace responsable de la ocupación social básica del derecho, que es la de conducir la convivencia humana y por lo tanto, las diferentes agrupaciones sociales sin que se rechace el hecho de ser portador de valores como justicia, libertad, estabilidad y orden, que se manifestaron en la comunidad respectiva.

Sociología Jurídica

Fue su creador el jurista Eugen Ehrlich, quien señaló: "El centro de formalidad del derecho, no radica en los reglamentos, ni en la facultad jurídica, tampoco en la legislación, sino en la sociedad misma"; por lo tanto, todas las cuestiones jurídicas vienen de problemas sociales. Sus técnicas de investigación son: la estadística, exploración o sondeo, la indagación, la comprobación tradicional; asimismo la interpretación y confrontación, también los métodos de análisis de datos y contenidos.

La sociología jurídica asume o considera al derecho como un prodigio y para su estudio actúa de la forma siguiente: especifica el hecho, analiza el origen de la reglas del derecho, diferencia las clases de organización jurídica, estudia las nociones esenciales del derecho público y privado. Esta rama de la sociología también estudia el predominio de elementos sociales, como el influjo de la justicia en la sociedad y es aceptada, en forma de una ideología especializada que además de libre e independiente, dentro del estudio de sociedades humanas, poseen un origen moderno situado en el siglo XIX.

La sociología jurídica examina las circunstancias sociales de todo tipo (política, económica, formativa y ética) que intervienen en la creación, sostenimiento, variación e inclusive en la desaparición del Derecho y de los valores legales, ubicando a la legalidad en el sentido más extenso que implica, las normas del sistema jurídico como se implementan realmente y las múltiples instituciones, entidades y profesiones que actúan dentro de él; investiga también las causas sociales que influyen en la eficiencia o ineficacia de dicha facultad, tratando de detallar, entre otras cosas, los factores de la intolerancia social o la poca aplicación de una ley vigente y/o de concretas reglas jurídicas, así como los motivos que obstaculizan o que establecen que un reglamento impuesto en una sociedad, llegue a convertirse en un Derecho totalmente válido.

En el mismo orden, la Sociología Jurídica analiza la influencia del Derecho y de los principios jurídicos sobre la realidad social, desarrollando bases como la de las funciones del mismo en la sociedad, estimada en todo su conjunto; la de los resultados sociales de leyes o instituciones jurídicas precisas, la de la labor de los abogados en la comunidad, entre otros. Debemos entender la Sociología de la jurisprudencia, como la parte sociológica que intenta determinar la influencia de la legalidad en la vida social, la manera en que los fenómenos sociales y culturales se transforman en normas e instituciones jurídicas y sus motivos.

Como el Derecho sólo existe en razón de la sociedad, es posible que todos los sucesos legales sean de alguna manera situaciones sociales, aunque existe lo social no jurídico, constituido por lo que se llama fenómenos de costumbres o de uso colectivo. Cabe de igual forma, desarrollar un concepto más amplio de la Sociología Jurídica que se aplique sobre todos los eventos sociales, en los que se descifre un elemento jurídico, aunque esta herramienta se halle combinada con otras y no en estado natural.

Así analizada, la Sociología Jurídica no tiene que dedicar sus indagaciones a las situaciones primarias, sino que además puede englobar manifestaciones secundarias y derivadas de la familia, patrimonio, contratos y de obligaciones, etc. Como tal, la Sociología Jurídica en relación al Derecho y para serle útil a este, debe intentar cumplir con una doble función, una científica y otra práctica, ya que parte de la proposición de que la legalidad se manifiesta en el ámbito social y no tiene sentido sin él.