Concepto de Estado como Instrumento de Dominación de Clase

El estado como instrumento de dominación de clases dentro de la teoría marxista-leninista de las clases y de la lucha de clases facilita la clave para la comprensión del Estado, que es uno de los fenómenos más complicados en la vida de la sociedad humana, expone científicamente su propiedad, origen y avance, la renovación de unos Estados por otros y su necesaria desaparición.

Estado como Instrumento de Dominación de Clase

Asimismo, la historia manifiesta que la coexistencia del Estado se encuentra emparentada a las clases. En las etapas primeras de progreso de la humanidad, bajo el sistema de la comunidad primitiva, no había clases y tampoco se conocía el Estado. La orientación de los asuntos públicos corría a obligación de la sociedad misma. Luego surge la propiedad privada y con ella la discrepancia económica; la sociedad se dividió en clases antagónicas y la dirección de los asuntos públicos percibió un cambio radical. Se pudo observar de forma muy fácil que era ya imposible resolver esas cuestiones por el convenio conforme de toda la sociedad o de su mayoría.

Las clases abusadoras se apoderaron de los puestos de mando. Pero se piensa que eran una reducida minoría, estas clases sólo podían conservar el método que les ayudaba recurriendo a la sujeción directa, a la fuerza, que venía en apoyo de su imperio económico. Para esto se cree que hizo falta un aparato especial: conjuntos armados (ejército, policía), tribunales, cárceles, entre otros. A la cabeza de este aparato de sujeción se instalan gentes que descifran los intereses de la minoría explotadora y no de la sociedad en su conjunto. De esta manera, se forma el Estado, que es una máquina para conservar el dominio de una clase sobre otras. Colocando en juego esa máquina, la clase económica imperioso fortalece el sistema social que le conviene y protege por la fuerza, dentro de una categórica condición de producción, a sus enemigos de clase.

En ese sentido, de ahí que en la sociedad fundada en la explotación el Estado sea siempre en propiedad la dictadura de la clase o clases de los explotadores. Con proporción a toda la sociedad en su conjunto, el Estado es una herramienta de orientación y gobierno de la clase dominante; con relación a los enemigos de esta clase (en la sociedad de explotación se trata de la mayoría), es una herramienta de contención y de agresión.

Lo cual, el Estado es, un beneficio de las irreducibles refutaciones de clase. El poder político de la clase económicamente dominante: tal es la particularidad del Estado, la naturaleza de sus relaciones con la colectividad, aunque también muestra otras particularidades. Únicamente se puede hablar de Estado cuando el poder político de una u otra clase se desarrolla a un fijo territorio y afecta a la población que en él vive: ciudadanos o poblaciones. Es importante mencionar que la amplificación del territorio y el valor y estructura de la población pueden intervenir, positivamente, en el mando del Estado y en algunos casos, en la forma que el mismo apadrina. Pero no es esto lo que establece su particularidad, sino su naturaleza de clase.

Resulta muy significativo recalcar, que el tipo de Estado viene determinado por la clase a la cual sirve, es decir, en última solicitud, por la plataforma económica de la sociedad. De ahí que el tipo de Estado pertenezca a una inmensa alineación económica-social.