Concepto de Fascismo como Movimiento de Masa

El propósito de este escrito es explicar un poco lo que es el fascismo y su influencia en el movimiento de masa, el mismo representa una ideología y un movimiento político que nació en la Europa de entreguerras entre los años 1918-1939 fundado por Benito Mussolini. El término procede del italiano fascio (‘haz, fasces’), y éste a su vez del latín fascēs (plural defascis).

Fascismo como Movimiento de Masa

El fascismo como movimiento de masa está enmarcado en el estudio de la eficacia psicológica de Hitler sobre las masas y debía partir de la idea de que un führer representante de un pensamiento, no podía tener éxito (no un éxito histórico sino básicamente pasajero), más que si sus nociones personales, su ideología o su programa se localizaban en armonía con la estructura media de una extensa capa de personas constituidos en la masa.

Por lo tanto, un führer no puede hacer la historia más que si las ordenaciones de su personalidad concuerdan con las estructuras de extensas capas de la población, vistas desde el enfoque de la psicología de masas. Domenach un importante personaje en esta área opina que es indiscutible que un cierto número de mitos hitlerianos pertenecían a una constante del alma alemana o bien a una realidad establecida por la derrota, el desempleo y una crisis económica sin precedentes.

En este orden de ideas se puede citar que la manipulación de las masas llevada a cabo por el fascismo parece irresponsablemente estimulada en la doctrina de Pavlov y sus reflejos ajustados, ordenanzas que administran las acciones nerviosas superiores del hombre. La propaganda, estimada por Goebbels como un arma de guerra, formaba el mecanismo esencial con el que se atraía nuevos adeptos a la causa del nacionalsocialismo. Igualmente, la actividad propagandística tiene dos ocupaciones primordiales: infundir un número excelso de ideas a un grupo pequeño de personas y sacudir a un gran número de personas a través de un número reducido de opiniones. Los que sucumben ante esta habilidad son pequeño-burgueses, presas fáciles del miedo que deriva de una fascinación imperiosa como la del régimen hitleriano. El autor soviético Serge Tchakhotine alegaba que esta fracción de la sociedad tenía un gobierno nervioso e inestable, y que a menudo se sentían contentas al verse oprimidas y gobernadas.

Sobre la base de las consideraciones anteriores, se puede decir que entre los elementos visuales manipulados para atraer a las masas, se observa la superioridad del color rojo (al que se le imputa una labor fisiológica excitante y es usado habitualmente por partidos de izquierda (socialismo) o pretendidamente "revolucionarios") y los uniformes militares de colores vistosos. Domenach opinaba que la propaganda toma de la poesía la atracción del ritmo, la influencia del verbo e incluso la intimidación de las imágenes. Para proceder sobre los sentimientos de amor y alegría, es decir sobre los sentimientos eróticos exaltados, se debían manejar los bailes públicos, las tonadas populares y los desfiles con la representación de gimnastas o flores.