Concepto de Fotosíntesis

La fotosíntesis es un procedimiento bioquímico que permite a los vegetales conseguir energía, a partir del dióxido de carbono y el agua, para sintetizar su protoplasma. La energía necesaria para el proceso proviene de la luz solar. Es primordial el cambio de la energía que causa la tierra; la realizan las plantas verdes, pues convierten la energía química que se pueden almacenar. Las plantas depositan esta energía en las moléculas de los carbohidratos y los lípidos de reserva, por ellos son la base de todas las cadenas de consumo en el mundo biológico.

Fotosíntesis

La molécula responsable de captar la radiación luminosa es la clorofila, un pigmento verde de tipo carotenoide que le confiere el color característico a la vegetación. Las moléculas de clorofila se alojan en los cloroplastos organelos contenidos en las células del parénquima de las hojas. Pero, frecuentemente se hallan también en el tallo.

La moléculas que fabrican las plantas son compuestos de carbono, hidrógeno y oxígeno. La planta toma el carbono de la atmósfera, anhídrido carbónico (CO2) o del dióxido de carbono. Este compuesto representa cerca de 0,03% de la atmósfera actual. El consumo de CO2 por las plantas se compensa por su producción en la respiración de los animales, en la combustión de la materia orgánica y en los combustibles fósiles.

La fuente de hidrógeno para la fotosíntesis la aportan las moléculas de agua. Durante ella, las plantas descomponen el agua, retienen el hidrógeno y devuelven a la atmósfera el oxígeno en forma de O2. El hidrógeno se combina con el CO2 y forma moléculas de carbohidratos. Este procedimiento requiere que la energía de la luz solar sea puesta a disposición de las células por la clorofila. El proceso global de la fotosíntesis es de la siguiente manera en ecuación química:

Fotosíntesis

El compuesto representado por la fórmula C6 H12 O6 + 6O2 corresponde a la glucosa, un azúcar simple que sirve como unidad fundamental para la elaboración de muchos compuestos que requiere la célula. Sin embargo, por su aparente simplicidad, la fotosíntesis es un proceso con múltiples reacciones bioquímicas intermedias la primera etapa de la fotosíntesis está constituida por el conjunto de reacciones bioquímicas que captan la energía luminosa en los cloroplastos y utilizan para transformar el difosfato de adenosina de trifosfato de adenosina, una molécula que constituye la moneda de intercambio de la energía de la naturaleza. Paralelamente, se reducen de moléculas portadoras de electrones. Las reacciones que ocurren en esta etapa se llaman luminosas, por su dependencia directa de la luz denominada fotodependientes, en cuya ausencia no ocurren. La energía lumínica se almacena en compuestos de energía química.

En la segunda etapa de la fotosíntesis, los compuestos de alta energía producidos en la primera etapa, se emplean para reducir carbono del dióxido de carbono a un azúcar simple. De esta forma, se convierte la energía química de las moléculas portadoras en representaciones apropiadas al transporte y el almacenamiento en el cuerpo de la planta. Las reacciones de esta fase de carácter enzimático y se establecen como oscuras. Principalmente fijan el carbono: lo sacan del mundo inorgánico como dióxido de carbono CO2 y lo incorporan en el mundo orgánico como azúcar C6 H12 O6.

Los diferentes órganos de las plantas, como las hojas, los tallos, las raíces y las flores, consumen alimento fabricado. Al asimilar el carbono de los alimentos, éste se une de nuevo al oxígeno y se forma el dióxido de carbono que regresa a la atmósfera. Al mismo tiempo, se libera cierta cantidad de energía que es usada por las plantas y sus actividades.