Concepto de Fuerza (Física)

La fuerza, es definida como una magnitud vectorial mediante la cual, un cuerpo puede deformarse, alterar su velocidad y ponerse en movimiento, dominando un estado de inercia e inacción. El poder o influjo de la fuerza, se concentra en su capacidad de reformar el desplazamiento o el reposo de un elemento; ésta es además, una de las cualidades físicas necesarias en el ámbito deportivo, ya que para llevar a cabo un esfuerzo físico, correr, levantar o arrojar objetos, se requiere la misma.

Fuerza (Física)

Cuando se habla de fuerza, se está mencionando una capacidad física que se expresa de forma lineal y supone la potencia de intercambio entre dos agentes o cuerpos (sistema de partículas). Partiendo de la fuerza, se puede alterar tanto la actividad como la forma de los cuerpos; igualmente la misma posee como medida, un sistema de unidad que puede formularse de distintas maneras; en el Sistema Internacional de Unidades, se representa con el newton, que es su base de cálculo, cuyo símbolo es la letra (N). Este nombre viene de quien ha propuesto significativos criterios en física en cuanto a las fuerzas, el científico Isaac Newton.

Si bien arquímides y también Galileo Galilei, fueron los primeros en estudiar y formular las primeras consideraciones sobre la fuerza, es Isaac Newton quien presentó matemáticamente, la noción más precisa de fuerza, la cual predomina hasta nuestros días. A partir de la deducción que hace la física sobre dicho concepto, la fuerza es el resultado de la masa de un objeto por su aceleración (F= masa por aceleración). Se presupone que todas las fuerzas surgen a cierta distancia de los cuerpos y se admiten entre otras, dos tipos principales: fuerzas de contacto y fuerzas a distancia. Las primeras se originan por la interacción de los elementos, éstos obviamente deben estar en contacto directo. Por ejemplo, cuando se patea una pelota.

Entre tanto, las fuerzas a distancia, pueden darse aun cuando los cuerpos se encuentren distanciados, especialmente si ciertos campos como el gravitatorio terminan interactuando. Un ejemplo vivo, es la fuerza que ejerce la Tierra sobre todas las cosas existentes que existen dentro de ella, como el cuerpo del ser humano e incluso con otros que se encuentran a una determinada separación, como su satélite natural, la Luna.
Las fuerzas, dependiendo de la perspectiva y de los resultados que se obtienen de ellas, se dividen en:
  • Eléctrica: se desarrolla mediante una fuente de energía que se mueve a una velocidad específica dentro de un campo magnético, convirtiendo la potencia en electricidad.
  • Mecánica: se produce a través de un objeto dinámico, con una determinada intensidad que provoca cambios en el receptor.
  • Magnética: se ejerce de un polo a otro y como resultado del movimiento de partículas llenas de cargas, entre ellas los electrones, por ejemplo.<(li>
  • La fuerza elástica: es aquella que describen como por ejemplo, los resortes y pueden lanzar o impulsar un cuerpo, bien sea que se encuentren recogidos o estirados, logrando desarrollar una fuerza cuando su posición no es la común.



  • La fuerza de rozamiento: se efectúa a través del contacto y surge cuando un determinado elemento se desliza o resbala en una superficie, pero se resiste a dicho movimiento. Se distinguen dos, la fuerza dinámica que desarrolla el tipo de energía mínima para mover un objeto y estática, que es aquella que no origina ningún movimiento.



Para que cualquier interacción se efectúe, es necesario que exista un cuerpo (agente que produzca la fuerza) y un receptor (elemento que la recibe). Es ineludible explicar que esta acción puede tener distintos resultados, si son más de dos los participantes que formen parte de ella y si difiere la distancia entre cada uno de los elementos. El artefacto que se utiliza para medir fuerzas, se denomina dinanómetro, que a su vez también es empleado para pesar objetos y fue inventado por Isaac Newton.