Concepto de Misticismo

El misticismo es la elevación religiosa del alma que culmina en el éxtasis o unión del alma con Dios, la palabra aparece en el pseudo Dionisio el areopagita (siglo V) y significa el perfecto conocimiento de Dios que tiene lugar cuando el alma dejando todo y olvidándose de sí misma se une a las luces de la gloria divina, a este conocimiento no se llega por razonamiento sino por una doctrina mística que impulsa hacia Dios y se une con él por una iniciación que ningún maestro puede enseñar. La misma se presenta en religiones que son monoteísta (que creen en un solo Dios) como el islam y el cristianismo, y en algunas politeístas (que creen en varios Dioses) como el hinduismo.

Misticismo

El misticismo es la creencia de la posibilidad de esa unión íntima y directa del espíritu humano con el principio fundamental del ser, la cual es a la vez un modo de existencia y de conocimientos superiores a la existencia y al conocimiento normal. El punto culminante de esa aspiración al absoluto es el éxtasis, que se ha descrito como un estado en el que se rompe toda liga con el mundo exterior, el alma siente que se comunica con un objeto interno que es el ser perfecto, el ser infinito, Dios. Fuertemente asociada a la santidad, el misticismo puede venir acompañado de manifestaciones que se conocen como milagros, percepción extrasensorial y en otros casos estigmas (marcas que sufrió Jesús antes y durante su camino a la crucifixión), también se le dice mística al conjunto de obras escritas sobre este tipo de relaciones o experiencias espirituales del alma en cualquiera de las religiones que la manifiesten.

El misticismo es también una filosofía cuyo tema es también las maneras de relación de la conciencia con Dios, que aparece por influencia de los neoplatónicos alejandrinos en el pensamiento cristiano y cuyas principales figuras son el Areopagita, San Bernardo (1091- 1153), San francisco de Asís y San Buenaventura (1221- 1274).

La palabra misticismo suele usarse también en sentido peyorativo para calificar las doctrinas que descansan más en el sentimiento y la intuición que en la observación y el razonamiento.