Concepto de Periodismo de Élite

El periodismo de élite, es aquel que se ajusta a la aplicación teórica, práctica, obligatoria y constante de normas conductuales, a procedimientos que deben respetar sus miembros, para que su actuación sea justa y socialmente eficaz. Por supuesto, tiene una orientación general seria y está bien documentado en áreas que abarcan relaciones internacionales, diplomacia, economía, política, entorno empresarial, ciencia, temas culturales, música, arte, etc. También debe ser internacional, exhibir una óptica honrada, lógica y correcta, una inclinación formativa y un lenguaje culto.

Periodismo de Élite

El periodismo de élite, debe proyectarse de una forma que exprese su seriedad por medio de su tipografía, configuración y estética. Además de estos aspectos y deberes formales necesita de un criterio, una especie de noción institucional, por explicarlo de alguna manera y el primer elemento de dicha valoración debe ser el compromiso total por los distintos reportajes de gran calidad, moderados con una madurez social, que resalte los derechos humanos fundamentales y que además, defienda las posturas que crea sensatas. En resumen, su función es encargarse tanto de valorar y conducir las opiniones como de informar.

En el extenso espacio algo extraño de la información mundial, entre la burda masa de incapacidad periodística, existe un grupo reducido de periódicos con enfoques internacionales, responsables y reflexivos, que ofrecen una variable equitativa y profunda a un número determinado de lectores. Estos periódicos reciben calificativos distintos: de calidad, clase, prestigio o de élite y suelen ser leídos por profesionales, políticos y líderes de opinión del mundo, así como por ciudadanos internacionalistas e interesados de diversas naciones.

La gran mayoría de los periódicos de todo el mundo que no son prestigiosos, proporcionan cantidades de información diversa y masificada que va dirigida a un público especialmente atareado, diligente, poco práctico y muy emocional. Contienen poca información, pocos análisis, poca profundidad y en particular, un parcial respeto por la capacidad crítica e intelectual de sus lectores. Los periódicos de élite, se encuentran de forma exclusiva en sociedades con buen alto nivel de información; mayormente en el orbe occidental o en las primeras potencias mundiales. Cuando se menciona Europa, inmediatamente se deben señalar periódicos tales como: Le Monde de Francia, Neue Zürcher Zeitung en Suiza; El País de España; Daily Telegraph perteneciente al Reino Unido y el Svenska Dagbladet de Suecia. En Estados Unidos podrían ser considerados como representativos de esa sociedad intelectual: The New York Times, Los Angeles Times, The Washington Post y Christian Science Monitor. Por su lado en Asia, Japón concretamente cuenta con el Asahi Shimbun.

La ética aplicada al trabajo periodístico, se relaciona con los valores morales de quien dirige dicha labor, tiene vínculos con el conjunto de aptitudes y hábitos de la sociedad de la que forma parte, con la forma de comunicar a su comunidad y especialmente con el deber moral consigo mismo y con los demás, por eso es importante que la aceptación de normas sea absolutamente libre y personal. En la calidad periodística, participan cualidades inmateriales de difícil medición que se identifican más con la actitud que con la destreza, aunque ésta forma parte de las rigurosas exigencias, de la disposición de prestar un servicio eficaz y del compromiso con la sociedad.

Algunos aspectos de fundamento que pueden ayudar al periodista a cumplir con sus valores éticos son: la unión o coordinación correcta de la lealtad a la empresa o medio donde trabaja, su deber con la comunidad, el respeto por la profesión que ejerce y por quienes reciben su trabajo; asimismo su honestidad, ya que será algo que pondrá en práctica diariamente. Al tratar de comprender la capacidad científica del periodismo de élite, se puede deducir que éste es un sistema de categorización de la realidad, el cual intenta brindar una imagen del mundo mediante dos procedimientos centrales: elección y valoración de los acontecimientos del momento.