Concepto de Procesos Psicológicos

Los procesos psicológicos, son todas aquellas fases mentales que permiten a la persona tomar conciencia de sí misma y de su entorno, se encuentran en la naturaleza de cualquier manifestación conductual y hacen posible la adaptación del comportamiento a las situaciones y exigencias ambientales. Los mismos incluyen el procesamiento de la información que es aportada por los sentidos, el almacenamiento de los datos, la deducción, la toma de decisiones oportuna para responder apropiadamente ante los sucesos del entorno y la resolución de problemas.

Procesos Psicológicos

La psicología cognitiva actual, se ocupa del estudio de estos procesos, pero no se fundamenta en la introspección, aunque en efecto analiza las conductas del ser humano, interpretándolas en base a todas estas etapas anímicas y junto a la neurociencia del conocimiento, busca definir cada aspecto psicológico en función de la actividad fisiológica del cerebro. Los procesos psicológicos que examina la Psicología, suelen ser investigados unitaria y/o globalmente como capacidades, incluso las emociones, cuya raíz o fuente es el sistema nervioso y su configuración. Estos Procesos se conciben en el escenario más integral del exclusivo modo de vida de las personas en el mundo, de la relación entre su estructura biológica y el entorno que construye y habita.

Estos procesos mentales, son bastante complicados e interactivos, no existen trazos específicos en los que se pueda afirmar que uno finaliza y otro inicia. No obstante, con fines didácticos es factible reunirlos en cuatro regiones distintas, partiendo de la actividad que efectúan sobre el antecedente que las personas obtienen del medio ambiente. Las operaciones vinculadas con la adquisición de información (sensación, percepción y atención), toman la información del medio y luego se la facilitan a los otros procesos.

Los procesos correspondientes a la reacción (emoción y motivación), reciben la información e impulsan a las personas a desarrollar acciones, los podemos destacar de la siguiente manera:

  • La memoria: es el proceso que se interrelaciona con el acopio de toda la información recolectada y las operaciones que se relacionan con su debido procesamiento (aprendizaje, pensamiento, lenguaje e intelecto), que permiten estudiar tanto el antecedente guardado como los nuevos percibidos por los sentidos, para la adaptación y transformación del ambiente.
  • La sensación: es el proceso que abarca la captura de información a través de los sentidos como la vista, oído, gusto, olfato; dicha etapa también permite la captación del dolor, presión, temperatura y su traslado al cerebro. Se relaciona con los procedimientos a través de los cuales, los órganos receptores como los ojos, oídos, etc., obtienen los impulsos y los codifican para enviarlos al cerebro por medio de las neuronas aferentes, justamente con la intensidad mínima que debe poseer un estímulo para que pueda distinguirse, aspecto que se conoce como umbral absoluto y con la diminuta diferencia, que debe existir entre dos impulsos para que los sentidos reconozcan la disimilitud denominada diferencia mínima perceptible (dmp).
  • La percepción: es el mecanismo energético mediante el cual, los seres humanos descifran las señales sensoriales, ordenándolas y dándoles un significado, para moldear el ámbito que los rodea. Este proceso es ascendente, si surge cuando las sensaciones son captadas por los sentidos para luego ser incorporadas y utilizadas por otras etapas cognitivas y descendente, si se orienta a través de los conocimientos o experiencias anteriores y permite deducir como también darle una explicación a los impulsos ambiguos, inconclusos o poco definidos.
  • Atención: el ambiente de los seres humanos, es complejo y envía gran cantidad de información, que es capturada por los órganos sensoriales y trasladada al cerebro. Sin embargo, los individuos no tienen la capacidad necesaria para procesar todos los datos, por lo que sólo les interesa una pequeña porción. La atención, es una actividad cognitiva que persigue y elige los estímulos que son de importancia, tanto externos como internos y posibilita concentrarse en ellos, desechando el resto de la información e igualmente desarrolla tres procesos diferentes: selectivos, de distribución y conservación.