Concepto de Protección Industrial en la Construcción

Protección Industrial en la Construcción es el conjunto de lineamientos obligatorios que tienen por objeto la prevención y limitación de riesgos laborales, así como la protección contra accidentes capaces de producir daños a los trabajadores, a los bienes o al medio ambiente, originados por las labores desarrolladas por empresas constructoras que tienen como base la aplicación de conocimientos de ingeniería civil. Igualmente, son disposiciones que mantienen el control del funcionamiento y mantenimiento de las instalaciones y los equipos de construcción.

Protección Industrial en la Construcción

Una de las inquietudes primordiales de cualquier empresa constructora, debería ser la prevención y el control de accidentes o riesgos que puedan transgredir la seguridad y salud de sus trabajadores, los peligros que atenten contra sus bienes materiales y financieros. Los accidentes laborales y enfermedades profesionales, son situaciones que afectan negativamente el buen desarrollo del ejercicio empresarial, incidiendo de forma adversa en su continuidad, lo que también acarrea implicaciones perjudiciales en el entorno familiar y social.

La Industria de la construcción es señalada mundialmente por su prominente tasa de accidentes, lo cual repercute de forma significante tanto en los costos sociales como financieros. En este sentido, muchos trabajadores sufren accidentes que los dejan incapacitados y otros terminan falleciendo a causa de los peligros existentes en los trabajos de construcción. Sin olvidar las acciones que a diario lleva a cabo la sociedad en los ámbitos naturales, es por ello que la formación nace como una opción necesaria y un recurso básico de aprendizaje de nociones y de nuevos comportamientos que favorezcan la prevención de accidentes laborales durante la ejecución de obras en construcción. La situación de este tipo de empresas, exige la ejecución de acciones que tiendan a mejorar las condiciones del trabajador en su ámbito laboral con el objeto de mejorar la calidad de vida de los trabajadores e igualmente minimizar los accidentes. Es sumamente imprescindible pormenorizar, definir y categorizar los diversos riesgos y accidentes antes de diseñar, formalizar e implementar los métodos de formación, como por ejemplo: los riesgos que ocasionan las caídas desde ciertas alturas, los accidentes por aplastamiento debido a derrumbes, riesgos por descargas eléctricas y los que se originan por la manipulación de maquinarias.

Disposiciones o programas que se deben implementar dentro de las empresas de construcción:

  • La empresa constructora debe contar con los registros mínimos requeridos que exige el programa de salud ocupacional, como: a) Inventario de materias primas y sustancias que se utilizan. b) Factores de riesgos por su localización y prioridades. c) Listado de trabajadores expuestos a los factores de riesgo. d) Valoración de los factores de riesgos y de las normas de control. e) Registro detallado de los elementos de protección con los que cuentan los trabajadores. f) Resúmenes y estudios estadísticos de los accidentes y enfermedades laborales. g) Abandono laboral por accidentes y enfermedades. h) Informes detallados de las supervisiones. i) Constancias de la ejecución de programas de formación y entrenamiento. J) Expediente del trabajador con los resultados de evaluaciones y exámenes médicos correspondientes. k) Constancias de programas de emergencia e informes sobre simulacros, situaciones del entorno laboral y también sobre la existencia de materiales de cuidado que puedan ser perjudiciales para los trabajadores, la comunidad en general o el medio ambiente.

  • Las empresas de construcción deben contratar libremente los servicios de una aseguradora de riesgos laborales pública o privada, a la cual se le cancela una suma mensual por cada trabajador que esté afiliado a su servicio. El valor de la póliza depende del tipo de riesgos de la empresa, dentro de la cual el trabajador debe estar inscrito incluso mucho antes de dar inicio a sus labores en la empresa, pero si la misma no lo inscribe o se retrasa en el pago de las cotizaciones, deberá pagar la multa que le corresponda. El Ministerio de Trabajo, de ser necesario le ordenará a la empresa enmendar el error a celeridad y en caso de incurrir nuevamente en incumplimiento, probablemente ordenará el cese de actividades. Si la desobediencia de la empresa persiste, probablemente el ente legislativo al cual le corresponda podrá entonces determinar su cierre definitivo.