Concepto de Epidemiología

La disciplina científica que se ocupa del análisis de las epidemias se le denomina epidemiología. Los epidemiólogos se encargan de estudiar la distribución, periodicidad y determinantes de los factores relacionados a las enfermedades en zona geográfica. Por lo tanto, la epidemiología, combina elementos de las medicina con principios de las ciencias sociales para así ayudar al control de las enfermedades y a prever posibles brotes epidemiológicos.

Epidemiología

Históricamente, en el siglo XXI, un seguimiento epidemiológico es efectuado por las redes de médicos generales o también denominados médicos de los hospitales, los farmacéuticos sobre la base de protocolos estandarizados, desde local, regional, nacional, continental hasta mundial en caso de enfermedades como la gripe.

Los especialistas consideran que las enfermedades emergentes, particularmente las de origen animal, serán cada vez más significativas con el desarrollo de la población, los cambios climáticos, el hacinamiento urbano, el incremento del transporte de mercancías y de individuos, la extensión de los factores mutagénicos, y la relación con nuevos gérmenes.

Así, un umbral epidemiológico, que atañe a un número mínimo de enfermos en el período T se establece para las principales enfermedades, con el objetivo de comparar las tendencias epidemiológicas entre las ciudades, regiones, países y también continentes, en diversos momentos. Bajo este umbral, no se trata de una epidemia. Por encima, puede ser solicitada por las autoridades de salud las medidas de prevención y de precaución. El número de enfermos en ese tiempo generalmente describe representada con una curva con forma de campana.

Las Características que les Interesan a la Epidemiología y al Epidemiólogo son

  • Características demográficas: sexo, edad y grupo étnico.
  • Características biológicas: productos químicos, niveles de anticuerpos sanguíneos, enzimas, constituyentes celulares de la sangre; cálculos de la función fisiológica de los diversos sistemas orgánicos del cuerpo.
  • Factores sociales y económicos: contexto socioeconómico, antecedentes educacionales, profesión, circunstancias vinculadas con el nacimiento.
  • Hábitos personales: consumo de cigarrillos, medicamentos y alcohol, alimentación, actividad física.
  • Características genéticas: grupos sanguíneos.
Cabe resaltar que, la epidemia es una enfermedad la cual afecta a un número de personas en una zona geográfica determinada durante cierto tiempo. Este término es empleado por la salud comunitaria para hacer referencia al hecho de que la enfermedad llega a una cantidad de individuos superior a la esperada. Esto implica la presencia de niveles de incidencia que son considerados como un estado normal para una enfermedad. Un cierto número de enfermos, por ende, es esperado por los expertos para un tiempo dado. Cuando el número de afectados supera esa media, se trata de una epidemia.

Por otra parte, en los análisis epidemiológicos la imposibilidad de plantear estudios experimentales para investigar la consecuencia de los posibles factores nocivos para la salud implica la necesidad de llevar a cabo dicha investigación en una situación que busca eliminar o al menos controlar la presencia de sesgos y factores de confusión.

Cada estudio trata de poner a prueba la relación percibida entre el factor estudiado y la enfermedad, no solo ante el posible papel del azar, sino además frente a posibles explicaciones alternativas ajenas a la exposición a ese factor cuyo resultado se pretende medir.

El método epidemiológico, en el que ha de fundamentarse cualquier estudio epidemiológico, debe producirse primeramente desde una hipótesis formulada a priori, contar con un diseño adecuado al estudio, probar que existe una relación no explicable por el azar, eliminar o reducir el efecto de otras variables vinculadas con la exposición y con la enfermedad que se analiza y, por último, efectuar un juicio crítico sobre la posible existencia de una asociación causal.