Concepto de Odontología Restauradora

La odontología restauradora es el conjunto de tratamientos que se usa para resolver los problemas que se presenten en la salud oral y así, restaurar la funcionalidad y la estética de la boca. El objetivo principal de los tratamientos de la odontología restauradora es preservar la mayor cantidad de tejidos naturales. Pero no siempre es posible conservar los dientes propios y en ciertas ocasiones es necesario emplear un implante dental, una dentadura o un puente para alcanzar recuperar la salud oral.

Odontología Restauradora

Rellenar los agujeros vacíos en la boca logra ayudar a prevenir las caries en los dientes restantes. También, perder dientes aplica un efecto de estrés en los dientes que se conservan, dado a que se tiene menos superficie para recibir la misma presión.

La mayoría de estos procedimientos de restauración son efectuados por los dentistas sin necesidad de contar con una especialización
, aunque varios de estos tratamientos tienen que ver con la función del protesista: incluyendo las carillas, coronas, empastes, puentes, implantes dentales o dentaduras totales o parciales.

Generalmente, los dentistas eligen intentar preservar el máximo número de dientes. Debido a los implantes dentales es posible conservar todos los dientes propios, dado a que las raíces artificiales permiten recuperar los dientes de forma individual y sin perjudicar las piezas adyacentes. Al contrario, las soluciones como las dentaduras parciales, sí que pueden deteriorar las estructuras propias y llegar a permitir más pérdidas dentales a largo plazo.

Tratamientos de la Odontología Restauradora


Los dos tratamientos que existen más comunes de la odontología restauradora son las coronas y los puentes dentales. Debido al desarrollo de las tecnologías, las coronas dentales pueden restaurarse en una sola visita, mientras que los puentes suelen necesitar dos.

Los principales problemas dentales y las soluciones que ofrece la odontología restauradora en cada caso son:

El problema es un diente roto y la solución es una corona dental.
El tratamiento con coronas dentales es muy variable y puede aplicarse con diferentes fines, desde cubrir dientes manchados a preservar dientes con caries o restaurar un diente perdido con un puente dental. Las coronas se pueden ajustar al color de tus dientes y contribuir con un toque de blancura. Aunque las hay de diversos materiales, sin embargo, las de porcelana son las mejores por su funcionalidad y estética.

El problema es un diente perdido y las soluciones son un puente dental, dentadura o implante. El puente dental es una prótesis que se emplea para rellenar el agujero que dejó el diente perdido. Está elaborado de un póntico pegado a una corona dental, la cual se trata de una restauración permanente.

En cuanto a las dentaduras son otra solución común para recuperar dientes perdidos.
Las dentaduras tipo parciales pueden ser fijas o removibles y se usan para recuperar diferentes dientes. Y las dentaduras completas se utilizan para recuperar todos los dientes y si bien solían ser removibles actualmente se pueden fijar a varios implantes para mejorar su base.

Por último, los implantes dentales es considerado como la mejor solución para recuperar los dientes perdidos. Se pueden usar para recuperar uno, varios o todos los dientes. Debido a que se colocan mediante cirugía cirugía en la mandíbula, los pacientes obtienen unos dientes nuevos que se parecen y se sienten como propios.

Odontología Restauradora Estética


Para ciertos pacientes les basta con tener una sonrisa sana, pero para muchos de ellos la estética es un aspecto sumamente importante. La creciente demanda de una sonrisa estéticamente perfecta, ha evolucionado tanto en las técnicas como en los materiales empleados en la odontología restauradora. De esta forma,los tratamientos hoy en día combinan las ventajas estéticas con la recuperación de la funcionalidad.