Concepto de Propaganda

La propaganda se considera un conjunto de medios y técnicas a través de los cuales se dan a conocer, se difunde o se divulga un mensaje con el fin de atraer partidarios o seguidores para su causa o posición, o de influir sobre el comportamiento de las personas. La propaganda es frecuentemente repetida y divulgada en una amplia variedad de medios con el objetivo de lograr el resultado deseado en la actitud del público.

Propaganda

Como tal, la propaganda ha sido usada con fines esencialmente políticos, sociales, religiosos hasta militares a lo largo de la historia. Es una herramienta importante de disputa ideológica que se vale de todos los medios de comunicación que se encuentran a su alcance.
De manera contraria al suministro de información imparcial y libre, la propaganda, en su sentido más simple, presenta información parcial para influir una audiencia. Usualmente, presenta hechos de forma selectiva y excluye otros deliberadamente para fundamentar una conclusión, o utiliza mensajes controlados para provocar una respuesta emocional. El resultado deseado es un cambio en la actitud de una audiencia establecida con respecto a los temas políticos, religiosos o sociales. La propaganda, por lo tanto, puede ser empleada como un instrumento de guerra en la lucha ideológica o comercial.

Características de la Propaganda

El propósito de la propaganda es incrementar el apoyo (o el rechazo) a una cierta posición, antes que mostrarla simplemente en sus pros y sus contras. Además, la propaganda no se efectúa para hablar de la verdad, sino convencer a las personas: intenta declinar la opinión general, no comunicarla. Dado a esto, la información transmitida es habitualmente presentada con una elevada carga emocional, instando generalmente a la afectividad, en específico, a sentimientos patrióticos.

Así, la propaganda es incluida en el ámbito de la comunicación, un campo que engloba diferentes áreas de conocimiento que, por su naturaleza, pueden confundirse. Se emite a partir de un discurso persuasivo que busca el apego del otro a sus intereses. Es tipo monólogo y necesita el recurso del anuncio.

Además, el planteamiento de la propaganda consiste en usar una información presentada y divulgada masivamente con el propósito de apoyar una determinada opinión política e ideológica. Si el mensaje contiene información verdadera, es probable que sea partidista, incompleta y no contrastada, de modo que no presente un cuadro objetivo de la opinión en cuestión, que es contemplada siempre de manera subjetiva, asimétrica y emocional. Su uso principal deriva del contexto político, refiriéndose a los esfuerzos patrocinados por partidos o gobiernos para persuadir a las masas; seguidamente, se apunta a ella como publicidad de empresas privadas.

La propaganda, en cuanto al discurso periodístico, tiende a sintetizar y simplificar los conceptos en vez del carácter más cuestionable del periodismo . Y en el discurso pedagógico, éste presenta el problema desde diferentes perspectivas que permiten al receptor constituir un criterio propio. En cambio, la propaganda se desarrolla en un solo enfoque que tiende hacia la religión.

Propaganda y Publicidad


Como propaganda y publicidad se conocen como métodos para comunicar, transmitir y divulgar un mensaje que tiene como propósito persuadir a su audiencia de algo, ocasionar una reacción en él o modificar un comportamiento.

Estos métodos se diferencian en un aspecto esencial: mientras que la publicidad persigue fines principalmente comerciales (vender un producto o posicionar una marca), en cambio, la propaganda, transmite su mensaje con objetivos políticos o religiosos. Así que, mientras la publicidad intenta influir en decisiones de consumo, la propaganda busca influir en aspectos morales.