Concepto de Decreto de Guerra a Muerte

Se le conoce como Decreto de Guerra a Muerte a la declaración hecha por Bolívar el 15 de junio de 1813. Fue escrita en Trujillo, Venezuela, con la razón de justificar los crímenes cometidos por Domingo Monteverde (capitán español) durante la caída de la Primera República. El principal objetivo de este decreto era de modificar la idea que se tenía sobre la guerra en Venezuela, en vez de una rebelión de una de las colonias españolas como una guerra entre naciones diferentes.

Decreto de Guerra a Muerte

El decreto de Guerra a Muerte ocurrió durante la Campaña Admirable , y significaba que aquellos españoles que no participarán propiamente en la independencia de Venezuela serían considerados enemigos, entonces se les daría muerte, mientras que los americanos serían excluidos de la muerte aun cuando favorecieron a los enemigos. De esta manera comprometería obligatoriamente a todos para que cooperaran con la revolución.

Análisis del Decreto de Guerra a Muerte


Bolívar comienza la misiva con un saludo al Brigadier de la Unión y al General en Jefe del Ejército del Norte. Luego, se dirige a los venezolanos. Comienza con unas palabras de aliento en el que expone que pronto serían liberados de la opresión, logrado en parte cuando los españoles fueron desterrados de las provincias de Trujillo y Mérida.

Menciona que envió a un ejército de hombres para destruir a los españoles y resguardar a los americanos de forma que se creará una nueva Confederación de Venezuela por medio del sistema de gobierno republicano. Entonces, expresa su misión: romper las cadenas de esclavitud que oprimen a los pueblos de América.

Más adelante, muestra su descontento con España, quien no le ha importado las penurias del pueblo, da muerte sin causa a los habitantes de Venezuela, no han respetado sus derechos, han incumplido con un sinfín de capitulaciones y tratados, convirtiendo a la República de Venezuela en una desolación. Bolívar estaba convencido en que el modo de hacer justicia sería tomándola en sus propias manos, para expulsar a todo español opresor de América.

Sin embargo, espera como última esperanza que los españoles abriera relaciones pacíficas con América para evitar la Guerra que se avecinaba y que se aliaron con los americanos para la “destrucción del gobierno intruso y el restablecimiento de la República de Venezuela”, y en caso de oponerse a la revolución venezolana, sería tratado como traidor a la patria y dado por muerto como tal.

Por otro lado, habla sobre los americanos que apoyen a los españoles, los trata como “extraviados de la senda de la justicia”, quienes serían protegidos y no asesinados, pues jamás utilizaría las armas en contra de sus hermanos aun cuando estos estuviesen en el bando contrario.

Por último, explica que esta indulgencia también sería para los traidores más recientes y que bajo ninguna causa quebrantarían su voto, más sin embargo, termina sus palabras recalcando su amenaza: españoles y canarios, cuenten con la muerte si no obran activamente con la libertad de América; y americanos, cuenten con la vida aun cuando sean culpables.

Guerra a Muerte


A pesar de que este decreto era para los españoles, fue realizado por ambos bandos.
La Guerra a Muerte comenzó en 1813, donde en 1814, con un grito de muerte a los blancos por parte de José Tomás Boves , desató una lucha de clases que exterminó la Segunda República. Es considerada como una guerra civil, pues muchos venezolanos se encontraban divididos en los bandos de la Revolución y los que se encontraban a favor de la Corona Española. La Guerra a Muerte comenzó con la Campaña Admirable, guerra que asesinó a miles de españoles que se encontraban en suelo americano. La declaración del decreto terminó con la firma del Tratado de Armisticio y Regularización de la Guerra el 26 de noviembre de 1820.

La importancia de este decreto recae en que pudo llevarse a cabo la Guerra a Muerte, comenzando el periodo histórico donde se establecería la Independencia de Venezuela entre 1812 y 1820.