Concepto de Arte Aborigen Latinoamericano

El arte aborigen o arte nativo es la habilidad artística de los pueblos indígenas o pueblos primitivos, es decir, es la manifestación que corresponde a una cultura desde sus orígenes y prevalece con el pasar del tiempo. Las expresiones de danza, música, pinturas, literarias y las artes plásticas como la artesanía conforman el arte aborigen de Latinoamérica.

Arte Aborigen Latinoamericano

Principalmente el arte de los indígenas se inició en Bolivia, Ecuador y México con características diferentes pero a la vez similares. Las cuatro naciones Latinoamérica tenían como objetivo la reivindicación social de las comunidades aborígenes y la valorización de sus tradiciones culturales. Casi en su totalidad, quienes desarrollaron esta actividad, fueron hombres blancos y de clase media, separados cultural y socialmente de la realidad que se vivía, sin embargo consciente del dilema, presentando al mundo indígena como un ejemplo de la nacionalidad original, como el principio de una cultura nacional.

México


En México el arte nativo se expresó en el muralismo, siendo el precursor el ministro José Vasconcelos, que tenía como propósito llevar un programa que socializa el arte para acercarlo al pueblo. Con este objetivo llenó de murales al país con el tema que eligió. Contribuyeron estos principales artistas como Diego Rivera, David Alfaro y José Clemente Orozco, donde retrataban en los murales la vida de los indígenas sus tradiciones, mitologías y creencias, tomando un auge monumental.

Perú


Es otro de los países latinoamericanos que percibió el desarrollo del arte aborigen. La evolución de universidades y las ideas sociales de José Carlos Mariategui y Raúl Haya de la Torre promovieron este arte, con pinturas que simbolizaban a las indígenas vestidas con sus faldas cargando agua en vasijas, e indígenas tocando sus instrumentos.

El dirigente de este arte fue José Sabogal, quien la impuso mientras regía en la Escuela de Bellas Artes de Perú. Su actitud produjo que se formaran los artistas Independientes que elegían una pintura internacional y universal. Uno de los más destacados seguidores de Sabogal y la “pintura de cholos” como la denominaban ellos, fue Mario Urteaga que pintó al pueblo indígena y sus tradiciones, entierros, labores domésticas con mucho color.

Bolivia


Este arte guiado por el artista nacido en Potosí, Cecilio Guzmán de Rojas, quien recató la estética indígena y la incluyó en la colección artística. Arturo Borda también dirigió el arte nativo, pintando alrededor de dos mil telas, destacando la pintura de El Achachila y la Pachamama.

Ecuador


Este país tuvo un pintor que nació de un obrero indígena y madre de casa, Oswaldo Guayasamín, que llegó a ser un artista latinoamericano más conocido internacionalmente. Surgió de la absoluta pobreza, pintando la realidad en la que vivía, además pintó rostros de indígenas con angustia, preocupación, pobreza y las falta de respeto que tenían con ellos.

Venezuela


Los primeros indígenas que se expandieron en tierras Venezolanas tenían diferentes conocimientos en tradiciones y lenguas que se mantienen con el pasar del tiempo, estas expresiones subsisten en las comunidades indígenas. Desde la prehistoria venezolana la cerámica, estatuillas, los objetos de la casa y los adornos corporales son parte del arte aborigen de este país. La migración que se instituyó en este territorio provenían de familias suramericanas, tanto los arahuaco y los caribes, tenían diferencias lingüísticas y culturas, que contribuyeron en los grupos que surgieron de estas familias.

Las expresiones plásticas son las más relevantes en el arte aborigen de ese país, el hogar de los indígenas venezolanos son churuatas con una construcción elegante y con un diseño particular, por ejemplo, la ventana superior de la vivienda abre hacia el oeste, que cuando está cerrada no se distingue con el techo de paja, son solo detalles que se diferencian de los grupos indígenas de los estados Amazonas y Bolívar.