Concepto de Teatro en Latinoamérica

El teatro latinoamericano surge de los pueblos precolombinos, aunque no existen suficientes datos sobre las manifestaciones que se originaron en esa época, se tiene que las expresiones eran representaciones en rituales que se realizaban en festividades religiosas, que consistían en conversaciones entre personajes.

Teatro en Latinoamérica

En la obra dramática Maya, es el único texto revelado en 1850. El Rabinal Archí cuenta el combate de dos guerreros tradicionales que se enfrentan a la muerte en una batalla ritual. La representación muestra elementos como la música, la danza con sus expresiones corporales y el vestuario, sin influencias Europeas.

Los misioneros españoles y su evangelización se afincaron en el teatro, que formó el instrumento principal para constituir una mentalidad diferente a la cosmovisión indígena. Estos actos se apoyaron en el vestuario, la música, los bailes, los cantos y la pantomima, que permitía llegar la comunicación al público que no dominaba el castellano. En el siglo XX, llegaron avances europeos y el teatro latinoamericano inició a establecerse sobre su realidad y adquirir sus propias técnicas de manifestación teatral. Pero el mensaje siguió desarrollando la escritura de los pensamientos que la burguesía deseaba escuchar, retrasando por un tiempo los cambios básicos que las nuevas circunstancias requerían al teatro.

Para que el teatro presentará transformaciones evidentes a principios de la década de los sesenta, tuvo que esperar el cambio del folio del siglo XX. Se adaptaron recursos expresivos relacionados con el lenguaje corporal, a la manifestación pantomímica al lenguaje silencioso. La representación se expandió en las calles, plazas, edificios abandonados o espacios al aire libre. La producción escénica, los guiones, montajes y la distribución de la logística se encargaban las empresas. En cuanto a los actores participaban en el mismo lugar con el público.

Principales Centros de Gran Trayectoria en el Teatro Latinoamericano


México


El teatro mexicano se fundamentó desde la época colonial en los modelos europeos. A finales del siglo XVII, surgieron obras dramaturgas importantes, y en 1902 fue creada la Sociedad de Autores Dramáticos que se ocupó en constituir las lecturas de obras de autores mexicanos. En 1928, se formó el grupo teatral Ulises, comenzó un movimiento de progreso y transformación del teatro, dirigida por Xavier Villaurrutia y Salvador Novo junto con Rodolfo Usigli, se ocuparon a la traducción de obras relevantes. Luego en 1932, se estableció el Teatro de Orientación, instituido por el dramaturgo Celestino Gorostiza, interesado en las innovaciones escénicas, e implantaron las técnicas de directores teatrales Max Reinhardt, Gordon Craig y Erwin Piscator.

Nació más tarde el teatro universitario y la carrera de Literatura Dramática y Teatro de la escuela de Filosofía y letras de la Universidad Nacional Autónoma de México por los trabajos de Novo, Villaurrutia y Usigli. En la década de 1930 se creó el Teatro del Pueblo, interesados en la experimentación y las nuevas técnicas escénicas que apartaron el teatro de autor para basarse en la representación del director.

Uruguay


Entre la década de 1970 y 1980, la obra de El Galpón se enfatizó por sus características en el cuidado de trabajo de dirección y preparación de actores, pero se desintegró a principios de 1980. El régimen militar en 1973, exilió a dramaturgos importantes de la ciudad dedicados a la situación sociopolítica. Por lo que produjo la paralización del teatro en el territorio.

Chile


Egon Wolf resalta en el teatro de este país, por su obra en 1964 llamada “Los Invasores”, basada en las ideas del teatro absurdo, que deriva ser una violenta farsa a dirigentes de la clase burguesa. En 1970, el teatro grupal se expandió en la formación dramática hasta que el golpe de Estado prohibió todo referente a la realidad sociopolítica de chile, y nacieron nuevos grupos que se ocuparon en la renovación teatral.

Colombia


En Colombia se ha desarrollado la actividad teatral en el ámbito de escenas colectivas. La obras de Enrique Buenaventura en 1963, llamada “La tragedia” de Henri Christophe resalta como trabajo experimental.

Venezuela


Las obras más resaltantes son Los adolescentes de Roman Chalbaud en 1961, Réquiem para un eclipse en 1957, y Sagrado y obsceno en 1961, que formaron un crítica política-social venezolana.