Concepto de Economía Minera y Petrolera

Es una de las disciplinas que forman parte de las ciencias económicas, tiene como función el estudio de los minerales y el análisis de la producción petrolera a gran escala. Algo que la diferencia notablemente de las demás ramas tradicionales de la economía, encargadas de estudiar las distintas fluctuaciones de la moneda, los intercambios, la distribución y consumo de bienes y servicios. Es decir, la manera de satisfacer las necesidades humanas, valiéndose de los pocos recursos que son multiusos.

Economía Minera y Petrolera

La economía minera, desde su acepción más amplia se concibe como la puesta en práctica de lineamientos económicos para el análisis y respectiva tasación de la explotación de los minerales útiles. Esta disciplina científica abarca todas las eventualidades que son propias de la producción, distribución y consumo de los mismos e implica las regulaciones vinculadas con su explotación. En otro sentido, pero sin salirse de los parámetros económicos, la Economía Petrolera puede ser definida como las legislaciones y principios teóricos de la ciencia económica, que pueden ser utilizados en la explotación o producción, traslado y comercialización de hidrocarburos. Es una ciencia netamente social que mantiene relaciones con el Derecho Constitucional y Administrativo, la Normativa de Hidrocarburos, Hacienda Pública, Derecho Ecológico, la Geología, la Termodinámica, la Geopolítica, etc.

Venezuela es obviamente una nación con gran productividad minera, al concentrar aproximadamente un 3,5% de la oferta mundial de minerales. Los más valiosos son: el hierro, la bauxita, los ácidos fosfóricos, la piedra caliza, el manganeso, el níquel, el yeso, el oro, el diamante y el carbón. En consecuencia, la minería está literalmente desarrollada y diversificada aun cuando la rentabilidad se concentra mayormente en el hierro y la bauxita. Dentro de la minería los productos mejor valorados son los metálicos debido a su dureza, maleabilidad, por ser buenos conductores de calor y electricidad, además porque en el mercado mundial su alto valor es evidente, gracias a su utilidad en el área de la construcción, en la industria metalmecánica, la bisutería y orfebrería. Los más importantes son el hierro, con reservas que se estiman en 12.200 millones de toneladas, el oro, con reservas de 3,5 millones de toneladas, asimismo el níquel, aluminio, cobre, zinc, plomo y el manganeso.

Los no metálicos por su parte, definidos como materiales químicos que contienen propiedades opuestas a los anteriores, pero que igualmente poseen materiales de gran utilización en labores cotidianas de construcción y de orfebrería como el cuarzo cristalino, la barita, el caolín, feldespatos, el silicio, la mica, sal, arcilla, la diatomita y el carbón, cuyas reservas han sido estimadas en 414,5 millones de toneladas. La paralización del ejercicio minero fácilmente detectable en el país los últimos años se debe al arbitraje intervencionista del Ejecutivo en ese sector, a las políticas públicas equivocadas, pese a que el Estado domina las dos terceras partes de esa área y también el movimiento tecnológico. De igual manera, cabe destacar la ausencia de inversiones en el ramo por más de 14 años, lo que hace difícil revertir el declive que se ha venido registrando.

Hoy día, la industria petrolera venezolana es una de las más reconocidas a nivel internacional, gracias a su gran capacidad productiva y refinamiento que sirve para satisfacer no solamente las necesidades del mercado nacional, sino también las demandas extranjeras, desde los Estados Unidos hasta el Japón. Venezuela es considerada mundialmente como el país productor más importante de todo el hemisferio occidental. Es de suma importancia destacar que, por más de 65 años la economía venezolana ha sido soportada por la actividad petrolera mediante las explotaciones que realizan los concesionarios y por supuesto debido al absoluto dominio ejercido sobre las comercializaciones petroleras por parte del Estado. La producción petrolera venezolana representó y sigue representando el motor que mueve hoy mucho más que antes a la economía nacional.

En la actualidad, la producción petrolera Venezolana es el resultado económico, político y social de las relaciones capitalistas de producción, de las relaciones de reparto de ingresos petroleros y de la complicada relación de redistribución de la renta del crudo. Las inspecciones realizadas por Petróleos de Venezuela (PDVSA) han estimado un volumen de reservas probadas de petróleo y refinaciones de aproximadamente 75.000 millones de barriles y con la tecnología moderna se podrían extraer 260.000 millones de barriles de crudo pesado desde la faja del Orinoco. La Corporación Petroquímica de Venezuela, S.A. (PEQUIVEN S.A.), es la empresa que se encarga de la transformación de algunos derivados del petróleo para la producción y colocación comercial de productos petroquímicos tanto en el mercado Venezolano como en el Internacional.