Concepto de Procesos Técnicos en Bibliotecas

Los procesos técnicos en bibliotecas tienen que ver con todo lo que está relacionado con su estructura y organización, estos métodos permiten mantener una sistematización dentro de las bibliotecas, la disciplina que estudia este campo se llama bibliotecología. La cual se encarga de ordenar y administrar los lugares donde se encuentran los libros, tiene una técnica muy particular, la misma se ocupa de introducir fichas para amplificar las posibilidades de búsquedas en la matrícula.

Procesos Técnicos en Bibliotecas

Las personas que desempeñan sus labores son llamados bibliotecarios, este tiene la responsabilidad de realizar los procesos técnicos que contribuyen con la organización de los temas. Además debe desarrollar tareas que hacen la norma más organizada y aplican una gran importancia.

Asimismo la bibliotecología se caracteriza por su organización en la materia de libros, debe ser receptiva hacia el conocimiento y entender las necesidades de sus usuarios, esto se puede conocer a través de entrevistas y encuestas o simplemente con el análisis de patrones de búsquedas que hagan las personas interesadas. De allí, nacen los procesos técnicos de las bibliotecas, estas son las operaciones que debe realizar el empleado dentro del lugar, debe llevar un control, registro y revisión de todos los materiales desde que entran al local, hasta que quedan a disposición de los usuarios.

Uno de esos procesos técnicos está compuesto por la inscripción en el libro de registro de entrada, todos y cada uno de las documentaciones de la biblioteca deben estar registrados. Por lo tanto, el libro de registro forma un verdadero catálogo de los fondos y en él se debe respaldar todas las altas y bajas de los ejemplares. Los datos a respaldar deben de ser datos detallados (número de volúmenes de que consta la obra y la fecha de ingreso), datos vinculados con la historia de la circulación (reflexiones), datos para la caracterización bibliográfica de la publicación (autor, título, editor, año y lugar de edición), número de identidad o registro de entrada (debe ser diferente para cada ejemplar de un mismo libro, para un libro publicado en diversos volúmenes) y datos relacionados con el lucro (precio, forma de ganancia, distribuidor, entre otros).