Concepto de Historia del Análisis Económico

Las primeras contribuciones sobre el análisis económico surgieron en Grecia y Roma. El primero en hablar sobre economía fue Jenofonte, quien agrupó la filosofía y todos sus planteamientos con las ciencias sociales.

Historia del Análisis Económico

Asimismo realizó una obra llamada el Económico, donde se refería a la economía como la administración de la casa, también, que la sabiduría del administrador se presenta de dos formas:

  • Aumentando su riqueza: la cual se incrementa por medio de la división del trabajo.
  • Consumiéndose bien: se consumía bien con la doctrina del hedonismo, que comprendía en huir del dolor y aproximarse al placer. El dolor o el placer que cualquier cosa pudiera ocasionar al dueño es personal y en eso nadie se puede meter.

Platón discípulo de Sócrates tomó el pensamiento de la división de trabajo de Jenofonte. De acuerdo a Platón, el principio de la ciudad estaba en la división del trabajo porque cada una de los individuos profesionales en un trabajo específico requería de las demás. Estos profesionales expertos en una labor se dan sobre todo en las ciudades.

Esto formaba una interdependencia originándose así el mercado. Platón pensaba que el mercado surge el riesgo de suma 0, es decir, alguna persona sale perdiendo para que otro reciba el beneficio, pero al terminar la perdida y el beneficio se asemejan. Su visión final fue que el estado debería regularizar el mercado.

Aristóteles también toma el pensamiento de la división del trabajo de Jenofonte y de Platón la idea del mercado. Este filósofo observa que el mercado actúa porque cada cambio que se genera, comprador y vendedor se dan cuenta que salen ganando los dos. Sin embargo, debe originarse cuatro situaciones para los cambios en el mercado:

  • Debe haber un excedente comercializable.
  • Debe existir evaluaciones personales del excedente.
  • Las personas deben observar la ventaja mutua de ese cambio.
  • En caso de desacuerdo debe haber un líder superior que solucione las diferencias.

La idea de Aristóteles era que el destino del dinero naturalmente era para gastarlo. Por lo tanto, ahorrar fortunas no tenía lógica alguna, era antinatural. Si una persona prestaba dinero a otro tampoco tenía lógica que le regresara más de lo prestado. Aristóteles denominaba a estos hechos usura y una injusticia del fuerte sobre un débil.

El cristianismo daña considerablemente el desarrollo de la economía ya que comprende que lo más importante es lo espiritual y no lo material, de esta forma se perdieron los saberes en economía. Su análisis se retomó en el siglo XII con las intuiciones del Islam. La técnica de estudio de ese período se fundamentaba en la fe; todas las ideas debían ser planteadas por la fe. El Islam desafío al Cristianismo.

Por lo tanto, desde esta influencia evolucionó la Economía Escolástica, los planteamientos que se desarrollaban tenían que ser comprobadas con la doctrina de la iglesia y sino concordaban se eliminaban, lo cual pasó en el Renacimiento. Los grandes filósofos son Tomás de Aquino y Jean Bourideu, a ellos les interesaba la justicia y realizaban planteamientos morales.

Para Tomás de Aquino, inició hablando de la demanda de bienes y concluyó que la necesidad era la que establecía los precios. Además, si el vendedor efectuaba bienes y al separarse de la mercancía, era legal que se le determinará un beneficio si los consumidores tenían una necesidad urgente de ese bien. Jean Bourideu sostiene este pensamiento y define la indigencia como el requerimiento que cualquier individuo siente de adquirir cualquier bien.