Concepto de Diseño del Puesto de Trabajo

Un puesto de trabajo, es el espacio que ocupa un trabajador o empleado dentro de una organización, empresa, entidad o institución, en el que desarrolla una tarea o función asignada de acuerdo a su capacidad. Por tal motivo, cualquier puesto de trabajo debe ser diseñado para crear las condiciones laborales adecuadas, lo que sin duda alguna, asegura un trabajo productivo. Un diseño de puestos de trabajo, se origina a partir del análisis de las funciones a desempeñar, con el objeto de darle una forma particular a la estructura de cada labor o tarea y para asegurar la satisfacción de los trabajadores en su ámbito laboral, asimismo, para mantener la productividad requerida.

 Diseño del Puesto de Trabajo

La idea de los “puestos de trabajo “, se inició quizás, con la revolución industrial y la construcción de manufacturas o fábricas, que requerían una mano de obra no familiar, por lo cual, su diseño implica primero que todo la razón por la que se contrata o emplea a un individuo para que realice una determinada tarea dentro de una organización, mediante la cual recibirá un pago, sueldo o salario específico, de acuerdo al esfuerzo, cantidad de horas trabajadas, grado de conocimientos e incluso por los riesgos laborales que la labor suponga, etc. Es por ello, que cualquier diseño y/o rediseño de un puesto de trabajo, implica un procedimiento que consiste en la aplicación de varias etapas fundamentales, en las que la participación de los ergónomos (se encargan del diseño de puestos de trabajo, tomando como base los rasgos fisiológicos, anatómicos, psicológicos y destrezas del trabajador) se produce después de ser tomadas las decisiones pertinentes, sino también mucho antes para detectar anticipadamente los posibles problemas que el diseño pueda presentar. La colaboración entre el diseñador, ingenieros y ergónomos es indispensable, porque durante el proceso de diseño se debe tener en cuenta lo complejo del factor humano.

Las etapas básicas que componen el proceso de diseño del puesto de trabajo son:

  • Análisis del sistema: en ésta etapa, se identifican las distintas operaciones primordiales que se deben realizar para lograr los resultados estimados y se especifica el método de trabajo necesario que se debe implementar.
  • Asignación de tareas: se determina la forma cómo deben ser distribuidas las distintas tareas entre el sistema técnico y el operador o trabajador, de acuerdo a los siguientes aspectos que son: la eficiencia, la seguridad y la calidad, entre otros.
  • Concreción del sistema: en cierto modo, se procura diseñar la estructura física más apropiada y escoger los instrumentos técnicos necesarios, así mismo se trata de especificar los procedimientos de la labor de trabajo para el operario humano.
  • Validación: durante esta fase, se realiza una evaluación del diseño, mediante prototipos y representaciones, también se introducen las mejoras necesarias.
  • Implementación: mucho antes de establecer el nuevo método de trabajo, los trabajadores deben recibir una notificación que describa los objetivos que se pretenden y los cambios que se realizarán. De ser necesario, a los empleados o trabajadores se les facilitará la formación y entrenamiento requeridos.

Los puestos de trabajo, no pueden diseñarse tomando en cuenta nada más los distintos elementos que mejoren su eficacia, es notablemente imprescindible que los diseñadores, se apoyen en las investigaciones de conducta con la intención de buscar la mayor satisfacción y comodidad individual. Para ello se exploran varios aspectos de importancia:

  • La autonomía: hace referencia a la responsabilidad que implica la labor desempeñada y a la libertad condicionada de elegir las respuestas exigidas por el entorno; lo cual obviamente, eleva la responsabilidad personal y aumenta la autoestima. La falta de autonomía puede originar un bajo desempeño y desidia.
  • La variedad: refiere a la aplicación variada de los distintos conocimientos, destrezas o habilidades. La ausencia de variedad produce aburrimiento, lo que acarrea y fomenta los errores, la fatiga y el surgimiento de accidentes laborales.
  • Identificación de los problemas: los problemas comunes en algunos puestos de trabajo, se deben a que en algunas organizaciones, no se les permite al trabajador que se identifique con su labor. Está comprobado, que el trabajador experimenta un sentido de responsabilidad algo escaso y no se siente satisfecho con el trabajo ni con los resultados.
  • Significado de la tarea: este aspecto contempla; la relevancia que tiene, el que al empleado o trabajador se le permita identificarse y evaluar la importancia de su labor, su aporte significativo dentro de la sociedad.
  • Retroalimentación: es el aspecto que se refiere a la información que debe recibir el trabajador sobre su desempeño laboral, con el objeto de lograr su mejor desempeño y la retroalimentación o sustentación efectiva de la tarea que realiza.

Cuando existen deficiencias en el diseño, surgen situaciones apremiantes como la rotación del personal, ausentismo laboral, quejas, protestas, entre otras tantas, por lo cual se debe tener la capacidad comprensiva para rediseñar los puestos de trabajo. En tal sentido, es importante destacar que el grado de aceptación estará influido por las demandas y expectativas del entorno social, en palabras más sencillas, un rediseño útil, debe proporcionar las características fundamentales que lo hagan aceptable.