Concepto de Derecho Escrito y no Escrito

El Derecho escrito “Ius scriptum”: es un campo jurídico que posee una normativa documentada por escrito, contradice a la noción de costumbres que es la raíz del Derecho no escrito o consuetudinario; fueron apuntes inicialmente elaborados por el Poder público de la época, que provenían directamente de entidades o de consultas realizadas por el Senado, Magistrados o Emperadores, totalmente facultados para ello. Es una definición que aplica a las legislaciones formuladas y promulgadas por una autoridad valiéndose de recursos gráficos.

Derecho Escrito y no Escrito

Los historiadores afirman que, han existido leyes escritas en rocas, en la piel, en hojas, en metales; pero las de mayor importancia son las escritas en papel y para su mayor legalidad son publicadas oficialmente en las regiones de cada país. Todas las fuentes del Ius scriptum se volvieron consistentes a lo largo de las transformaciones experimentadas por el a derecho romano. Etapas que, según ciertos planteamientos, pueden localizarse desde la instauración de Roma hasta la exposición de la Ley de las XII Tablas, desde esa exposición hasta el fin de la república, igualmente desde la llegada del Imperio hasta el deceso del emperador Alejandro Severo y finalmente desde el fallecimiento de éste (234 d.C.) hasta el óbito del emperador Justiniano (564, d.C.).

La legislación escrita se inicia con los relatos sobre la historia y culturización en sumeria, donde los legisladores griegos Solón y Clístenes de Atenas y Licurgo de Esparta, que formulaban leyes en sus Estados fueron idolatrados como ídolos. En la Grecia clásica, se asumía el acato de la ley como un requisito de ciudadanía y de libertad, al aceptar cada individuo el estar sujeto al poder político y sus reglas, no como producto de una subordinación ante otro hombre más fuerte o más respetable, sino como el acatamiento de un fundamento inmaterial que expresaba "la ley es el rey", aunque se estuviera en desacuerdo con la misma o significara perder la vida. El Derecho romano fue esencialmente un a Derecho escrito, no así el de las regiones germanas que se regían por el Derecho no escrito, incluso muchos pueblos germánicos que se radicaron dentro del Imperio Romano de Occidente, principalmente los godos y los francos, poco a poco fueron promulgando leyes escritas.

Derecho no Escrito “Ius non scriptum”


Tanto las regulaciones que proceden de las costumbres como las obtenidas de la interpretación de los juristas primitivos, se basaban en las costumbres o hábitos. El derecho no escrito, es a groso modo aquel no formulado por la autoridad constituida, que la práctica hacía del mismo un precepto legal, ya que el comportamiento repetido de los implicados facilitaba la aprobación y consentimiento de todos los que la utilizaban diariamente, su inclusión como regla jurídica no puede precisarse. La precaria adaptación del término a la realidad se describe a partir del doble fraccionamiento de las normas griegas que regulaban el comportamiento, establecidas de forma inadecuada en el campo legal por juristas postclásicos o bizantinos. El derecho no escrito, proviene del principio del naturalismo, derechos que se le conceden al ser humano por el sólo hecho de formar parte de la especie humana: derecho a la vida, a la libertad, etc. Antes de ser escritos, todos ellos ya existían.

El derecho no escrito, regula todas las conductas que los individuos por causas diversas repiten como un hábito adquirido
, de manera consciente o inconsciente, regular, incesante y persistente, porque piensa por ejemplo que le será aplicada una sanción de no realizarla. Mientras a la repetición del hábito o hecho se le conoce como acción material por costumbre, a la creencia de que será sancionado se le llama factor psicológico (opinio juris u opinio necesitatis); que es lo que se conoce como “consuetudo”, es decir la costumbre o legalidad consuetudinaria. Este derecho, no es otra cosa que aquél que se manifiesta de forma involuntaria en la sociedad y varía cuando las regulaciones proporcionan los elementos de dinámica necesarios. El origen del derecho consuetudinario, proviene del concepto de sociedad. No obstante, la ideología actual ha logrado definir uno de los tantos fenómenos necesarios para que un comportamiento sea tomado como un hábito o costumbre y produzca efectos jurídicos como por ejemplo:

La Práctica frecuente y generalizada en la que es considerada una costumbre el comportamiento reiterado de todos los miembros de una región determinada, este hábito o conducta debe repetirse a diario, es decir integrar la actuación tradicional de una comunidad. Es difícil considerar como costumbre a un comportamiento que no se repite a través del tiempo, de hecho una comunidad puede ponerse de acuerdo en repetir una conducta, lo que la puede convertir en costumbre y luego en ley.