Concepto de Derecho Singular

Es el Derecho que se asigna con el amparo de una ley especial, en oposición a los principios del Derecho común, para defender los intereses de algunas personas, siendo las únicas que pueden solicitarlo para su propio beneficio. Es el derecho que sólo puede ser ejercido por un individuo, cuyo significado “singular o propio”, también hace referencia a las regulaciones que controlan la conducta de los seres humanos de una región, sujetos a un organismo que aplica dichas normas y vigila su cumplimiento.

Derecho Singular

Dentro del derecho singular o propio se distinguen:

  • El Derecho objetivo: se define como aquél derecho que adquiere toda persona al formar parte de una
    sociedad organizada. Son todas las regulaciones que debe respetar cualquier persona y su incumplimiento puede acarrear una sanción. El Derecho objetivo, implica todos los deberes establecidos por el Estado, cuya potestad legislativa tiene la facultad de implementar un conjunto de normas para controlar la manera de proceder de las personas dentro de la sociedad. Éste derecho es asistido por el Derecho subjetivo y sus normas no son otra cosa que la obligación que tienen los individuos de obedecer las reglas que el derecho objetivo plantea. El derecho objetivo se basa en el estudio y aplicación de los principios morales, donde la ética desempeña un rol de importancia dentro del avance de la sociedad, cuya forma de vida adolece de normativas eficaces que aseguren el orden público.
  • El Derecho Subjetivo: constituido por ciertos atributos humanos, que le otorga a las personas la posibilidad de decidir, de objetar a propósito de sus necesidades. Aunque, el Derecho subjetivo se encuentra subordinado a la sombra del Derecho objetivo, este es totalmente contrario por sus características. La subjetividad de las personas se adapta a las circunstancias, al lugar donde se encuentren, a la capacidad de cada individuo, que podrá ser aplicada de acuerdo a cada situación. El Derecho subjetivo, trata de mantener cierta distancia y respeto por la objetividad del derecho, cuyas normas jurídicas establecen disposiciones de orden sólidas; se efectúa por medio de regulaciones que por lo general implican un contrato de ley por medio de un convenio, para que de esta forma pueda ejercerse dicho derecho sobre otro sujeto en particular. Ésta legalidad subjetiva, es comprendida como la libertad que posee cualquier individuo para elegir y tomar decisiones, por lo que el derecho y la sociedad no pueden ser arbitrarios, debido a la cantidad de
    culturas y costumbres que el hombre ha desarrollado a través del tiempo.
  • El Derecho natural: es la inclinación más filosófica y menos sistemática del campo jurídico, se trata de varios derechos autónomos, en los que toda persona sabe lo que debe o no hacer por su raciocinio natural. Por su naturaleza, el hombre nace con una serie de lineamientos legales establecidos tomando en cuenta la moral ética de la sociedad y es un Derecho natural, nacer, crecer, alimentarse, reproducirse y morir, amparado por esos derechos. Por otro lado sostiene que, la humanidad es la razón de existir de las naciones y tiene el deber de compartir su espacio con los demás seres vivos, sin dejar de ser el líder de la secuencia evolutiva. El Derecho natural, fue el punto de partida que originó el diseño y formulación de los derechos humanos, los cuales desde el enfoque natural y racional de la sociedad, buscan resguardar los derechos naturales de injusticias como la discriminación (racismo), la explotación humana (esclavitud) y excesos de poder (abusos), entre otros.
  • El derecho vigente: se define como aquel que es implementado en una región territorial determinada y el Estado lo establece como imprescindible, es decir se trata de un conjunto de reglas o leyes que rigen o controlan un sitio, durante un tiempo delimitado con anterioridad. El derecho vigente es vinculado normalmente con el derecho positivo, cuyas diferencias se pueden apreciar en que el primero es aquel que se ajusta y el segundo es aquel que el ente legislativo instituye para ser obedecido y respetado mientras esté vigente y no sea relevado por razones de vencimiento, anulación, derogación o reformulación. Por lo tanto, se puede decir que el derecho vigente es contrario al derecho que estuvo vigente y pasó a ser anulado o abrogado. Es por ello que, un ordenamiento jurídico vigente implica todas las normas existentes, que en una situación dada, temporada o región, son decretadas por una jerarquía legal o política como ineludibles y obligatorias. Cabe destacar que, la validez y eficacia de estas disposiciones proceden casi siempre de una cantidad de hipótesis, las cuales van evolucionando gracias a las distintas legislaciones y cuando las mismas entran en contacto con el derecho promulgado, su vigencia es condicionada por una serie de cláusulas que la ley pone de manifiesto.