Concepto de Estructuras Políticas Constitucionales de Latinoamérica

Las estructuras políticas constitucionales de Latinoamérica están basadas especialmente en procesos constituyentes democráticos, estos han sido probados en diversos enlaces, por muchos pueblos y también con resultados diferentes, aunque en todo caso con una significativa carga de impulso hacia estados agrupados de evolución más avanzados. Este texto intenta explicar de manera sencilla cómo nació auténticamente esta expresión de la voluntad popular, cómo se ido perfeccionando y además cómo se ha visto enfrentada por poderosos enemigos, fundamentalmente en el continente americano.

Estructuras Políticas Constitucionales de Latinoamérica

Por lo tanto en Latinoamérica y desde la libertad, convivieron cosmovisiones constitucionales muy diferentes en este respecto, que perceptiblemente tuvieron expresión en la propuesta de modelos legislativos muy diversos. Según registros de la historia, el primer constitucionalismo latinoamericano concibiendo el conocimiento constitucional que dio forma a los Estados de este continente, luego de la famosa conquista de la independencia se diferencia por algunas características como la peculiaridad, la no originalidad y la heterogeneidad.

Asimismo la diversidad se originó, una vez de desaparecer la diversidad aplicada en el tiempo colonial, al pasarse del elemento político del Reino de las Indias a una complejidad de subsistemas constitucionales, desiguales aunque comparables, constituidos por Colombia, Brasil, Venezuela, Argentina, Uruguay, México y Centroamérica. Ellos en el mismo lapso que los métodos constitucionales de Chile y de Perú muestran ciertas particularidades.

Las estructuras políticas constitucionales se fueron viendo en Latinoamérica desde hace muchas décadas, un ejemplo de ello fue la aprobación de la Constitución colombiana en el año 1991, esta decisión dio inicio a un nuevo lanzamiento republicano democrático en medio de una etapa de notorio reflujo moderado. Nacida de un único proceso en el que convergieron el levantamiento estudiantil y la institucionalización de una parte del alzamiento guerrillero, la nueva carta magna profundizó ciertas de las grandes líneas determinadas por la Constitución brasileña. Ofreció de forma extensible viejos y nuevos derechos, estimuló unidades de participación directa que intentaban reparar los términos de un régimen excluyente, concedió reconocimiento claro a las sociedades indígenas y anunció garantías territoriales viables y novedosas para las divisiones más delicadas, como la llamada gestión de defensa.

Es notorio que con esta constitución se le abrió paso a las políticas constitucionalistas en Latinoamérica, actuando como un efecto positivo en la sociedad por los grandes beneficios que recibieron la nación y la protección de la clase indígena.

La instauración constitucional en las políticas de Latinoamérica, recuerda la invasión del poder legislativo del pueblo, lo que sucede cuando las naciones notan cambios políticos muy radicales, tales como el establecimiento de una nueva revolución o Estado. Algunos expertos en política piensan que los momentos constitucionales son sucesos políticos originales y que muchos países han tenido cambios muy profundos en el ámbito constitucional, esto ha dejado como resultado satisfacer los beneficios de corto plazo de representantes fuertes. Por lo tanto, la corta vida de las constituciones como la volatilidad de sus esquemas disuelve en cierta orden la discrepancia entre política común y política constitucional y obliga a reflexionar la entorno del proceso de cambio constitucional.

Las estructuras políticas constitucionales en Latinoamérica, representan tres experiencias diferentes, ya que así lo refleja la historia. Por un lado están los partidos de izquierda que obtienen el poder luego de muchos años, también se encuentran lo de los movimientos sociales, que alcanzan aplicarse en la técnica política y por último están los líderes de actitud carismática que hacen renacer la discusión sobre el populismo en la región. Cada uno de ellos puede dar resultados muy diferentes en el futuro de las políticas constitucionales de Latinoamérica.