Concepto de Organización Política - Territorial de Roma

Roma, la ciudad-estado más trascendental de Italia, estaba ubicada en la región del Lacio, centro-oeste de la Italia Peninsular. Logró establecerse como ciudad-estado con la contribución de los pueblos latinos y etruscos. En la actualidad, se encuentra situada en el continente Europeo, específicamente en la Península Itálica como la capital de Italia. Los límites del Imperio Romano fueron: norte de Italia hasta el río Rhine, Danubio e Inglaterra; sur hasta Asia menor, norte de África y regiones costeras del mar mediterráneo.

Organización Política - Territorial de Roma

Los Latinos, siendo de procedencia indoeuropea, vástagos de los Italiotas, se radicaron en la parte más alta de las históricas siete colinas, donde levantaron caseríos que conformaron la llamada Liga del Septimontium o Liga de las Siete Colinas, sociedad que tenía por objeto resguardarse y enfrentar a los etruscos, quienes habían logrado esparcirse por toda la península y pretendían ocupar por la fuerza la región del Lacio; pero finalmente, los etruscos invadieron esa región ejerciendo un fuerte dominio sobre los Latinos. Ésta clase dominante, cuyo origen es todavía desconocido, poseía una cultura superior que les permitió transformar los caseríos en ciudadelas y se dedicaron a construir las murallas que protegían a la liga, que además dieron origen a la ciudad de Roma.

Durante la época republicana, los territorios conquistados fueron organizados en provincias, regidas por el gobernador o “procónsul”, quien organizaba y disponía de la región a su antojo y que además, se ocupaba de explotar económicamente la provincia, extrayendo los recursos que poseía ese territorio (enriqueciéndose fácilmente). Adicional a ello, el procónsul tenía el mando del ejército, el cual debía cumplir sus órdenes a cabalidad.

En su transformación histórica, Roma vivió las siguientes etapas:

  • La Monarquía (753 al 509 a. C.): la elección de los reyes, confería una investidura vitalicia. Esta etapa que se caracterizó fundamentalmente por la postura tirana del rey Tarquino conocido como "el altanero", que produjo el declive de la monarquía etrusca y originó el inicio de la influencia dominante de los latinos. Anterior al periodo republicano e imperial, el gobierno de Roma estuvo presidido por la realeza, autoridad que siempre fue elegida por el pueblo para gobernar de manera vitalicia, a excepción de Rómulo por ser el fundador de la ciudad, por otro lado ninguno de los gobernantes se valió de la fuerza militar para alcanzar el trono. Sin embargo, no existen citas exactas sobre el linaje de los primeros reyes y es a partir de la llegada al trono del rey V, Lucius Tarquinius Priscus que dicho linaje hereditario fluye por medio de las mujeres de la realeza. En ese entonces, el rey era elegido por su capacidad no así por su casta real.
  • La República (509 al 30 a. C.): etapa que comprendió los cinco siglos previos al imperio. Los primeros años de esta época, se caracterizaron por los conflictos entre patricios y plebeyos, por luchas de poder. El inicio de la república romana es situado en el instante en que la realeza de procedencia etrusca que gobernaba Roma, fue destituida. El establecimiento de la república, terminó por ser el triunfo de una insurrección social liderada por la nobleza romana, es decir los patricios. Esta clase social, formada por hombres ricos, fue la raíz de una estructura que les permitía dominar el poder político a través de tres organismos: las Asambleas o delegados, el Parlamento (senado) y el Juzgado (magistraturas).
  • Las Asambleas: conformadas por ciudadanos oriundos de la región y tenían un sentido consultivo, sus integrantes eran hombres que provenían de las nunciaturas o de organizaciones administrativas que se ocupaban de clasificar a las familias romanas. Sesiones públicas de la clase social más alta, que más tarde por medio de ellas, se expresarían los demás ciudadanos; su labor principal fue seleccionar a los magistrados y dictaminar sentencias judiciales, reuniones que llegaron a tener portavoces populares u oradores.
  • El Imperio Romano: se originó con el ascenso de Augusto al trono en el año 29 a.C y finalizó con Rómulo Augústulo en el año 476 d.C y la separación del imperio en dos regiones: Oriental y Occidental. Muy a pesar de haberse desarrollado durante el período más célebre, también representó los años del debilitamiento del pueblo romano. Esta fue la etapa de la historia romana, en la cual la majestuosa Roma fue gobernada por emperadores, los que en sus mandatos instauraron un gobierno absolutista, regencia que estaba en manos de una sola persona encargada de administrar todos los poderes: políticos, económicos, religiosos, sociales y militares. El Imperio Romano ocupó específicamente tres continentes: sur y oeste de Europa, el oeste de Asia y el norte de África. Dentro de sus límites territoriales estaban: Britania, Galia, España, Suiza, las naciones localizadas al sur del rio Danubio, Italia, Grecia, Turquía, Asia Menor y el norte de África.