Concepto de Sistemática Vegetal

Es una disciplina científica que se encarga de estudiar la variedad de organismos incluyendo hallazgos, descripciones y explicaciones de la diversidad biológica, así como también de especificar las distintas clasificaciones que se obtienen de las relaciones entre los seres vivos, en este caso de las plantas. El objetivo primordial de la sistemática vegetal, es descubrir el parentesco que puede haber entre la variedad de especies vegetales y registrar todas las transformaciones que han sufrido durante sus procesos evolutivos, de igual forma categorizarlas de acuerdo a la clasificación de la cual formen parte.

Sistemática Vegetal

Las primeras clasificaciones fueron suministradas por los griegos dos siglos antes de Cristo, quienes tomaban como punto de partida el uso que los seres humanos hacían de las especies que ellos llamaban plantas útiles y plantas no útiles. Por ejemplo, las plantas categorizadas como útiles eran de uso medicinal, alimenticio o aquellas que su madera era utilizada de muchas formas como en la carpintería, entre otros. Se determinaron otras clasificaciones mediante la observación del comportamiento de varias especies, como por ejemplo los árboles, los matorrales, el césped o hierba y los bejucos. Sin embargo, estos métodos de clasificación fueron tomados por la ciencia como “no confiables” y por tanto no representaban las relaciones de parentesco. Durante el siglo XVI, Andrea Caesalpini da inicio a la clasificación de las plantas a partir de sus interrelaciones innatas, que es como empieza la búsqueda de un método de clasificación que representara de forma confiable la interrelación parental entre las especies de plantas.

Básicamente en los métodos de clasificación se tomaban uno o pocos elementos característicos para determinar a las especies, por ejemplo, Carlos Linneo tomó sólo dos características de las flores para clasificarlas dentro del reino vegetal, no obstante en ese entonces no se aceptaban de un todo los argumentos evolutivos propuestos por Charles Darwin. Más tarde, se exigieron elementos característicos adicionales para darle la clasificación a las especies vegetales, los cuales eran tomados de acuerdo a las semejanzas morfológicas, de esta manera es como aparecieron poco a poco los métodos de clasificación más eficaces y acertados, aunque, siguieron apreciándose muchos defectos originados de la intención de diseñar métodos fáciles de aplicar en el ámbito científico, que también facilitarán el estudio y descripción de las especies. A tal respecto, los miembros del zoólogo francés Jean Baptiste Lamarck, fueron los primeros en plantear y sostener que, las técnicas de clasificación no necesariamente tenían que facilitar el reconocimiento, descripción y definición de las plantas.

Las clasificaciones registradas durante el siglo XIX y parte del siglo XX, fueron estructuradas en forma de red sin detallar las relaciones parentales evolutivas, motivado a la percepción invariable que se tenía sobre la naturaleza. Dentro de la sistemática vegetativa, se contempla la definición de taxonomía que en este caso denominaremos taxonomía vegetal: es la sección de la sistemática vegetativa que se encarga del análisis teórico de las clasificaciones, dentro de lo cual se incluyen, los soportes, planteamientos, procedimientos y leyes (Simpson-1971). Es en tal sentido, la sistematización y nomenclatura biológica de las plantas vivientes.

También se considera a la taxonomía numérica:
que viene a ser un campo de conocimiento científico que intenta precisar con exactitud las clasificaciones vegetales, mediante la utilización de los caracteres taxonómicos y se fundamenta con las similitudes observables en los mismos, encontradas entre los taxones que se comparan e interactúan con una elevada variedad de ellos, al mismo tiempo.

La taxonomía clásica normalmente usaba pocos caracteres (menos de 10). La taxonomía numérica utiliza muchos, exactamente más de 40 y no solamente emplea varios tamaños, sino también una gama de variados colores (los mismos que son utilizados por la taxonomía clásica), asimismo se vale de la composición química existente y de la cantidad de cromosomas, etc.

El carácter taxonómico: es definido como la serie de características de un vegetal, que pueden tomarse como aptas para recibir un adjetivo determinado que permita el establecimiento de las semejanzas con respecto a los rasgos característicos o cualidades de otra especie vegetal. En consecuencia, existen diversos elementos característicos de tipo taxonómico como los orgánicos, morfológicos, celulares, composiciones químicas y ecológicas, etc. Así tenemos, el color de las flores que se tomaría como un elemento característico morfológico y la ausencia o existencia de un tejido definido que sería un elemento anatómico.

El taxón: es la categoría de rango utilizada en sistemática vegetal. La palabra taxón también puede ser entendida como un calificativo de especie, de familia botánica, como una ramificación, una diversidad, etc. Entonces se puede decir que, clasificar un vegetal es igual a colocar un vegetal cualquiera dentro de un taxón específico. Los métodos de clasificación han evolucionado mucho desde su creación inicial, en la actualidad existen varios tipos de clasificaciones de especies vegetales y las más importantes son: plantas artificiales, naturales y filogenéticas.