Concepto de Dieta Alcalina

La dieta alcalina, es un tipo de nutrición a base de alimentos purificadores y de elevada densidad alimenticia; además contienen sales alcalinas por tratarse de nutrientes verdes con abundante clorofila: legumbres, frutas frescas, hortalizas, vegetales, tubérculos, frutos deshidratados, cereales integrales y ácidos grasos omega. Este tipo de alimentación favorece la ingesta de comida alcalinizante, se aconseja un 80% y el 20% sobrante no alcalinizante, pero sí sana por sus características nutricionales. El beneficio fundamental está, en que la misma incluye alimentos que proporcionan una nutrición balanceada y elimina en su totalidad, los que son procesados.

Dieta Alcalina

El régimen de alimentación alcalina, es un sistema que consiste en el consumo de nutrientes que presentan una elevada alcalinidad, estos se localizan en las hojas verdes (principalmente) y en alimentos bajos en grasas y azúcar. Con el propósito de incorporar minerales alcalinos como el sodio, potasio, magnesio y calcio, que contribuyen para que el pH del organismo mantenga un nivel de 7,4, esto es muy cercano al neutral, a partir de una gradación de 0 a 14: por debajo de 7 es ácido; 7 es neutro y por encima de 7 es alcalino. Plantea una adecuada nutrición para perder peso, aumentar el nivel de energía y ayudar a prevenir los trastornos de salud, manteniendo el equilibrio ácido/alcalino

Esta es una dieta balanceada que posee todos los nutrientes fundamentales e imprescindibles para favorecer la salud de cualquier persona, posee un elevado contenido de antioxidantes, colabora con la curación de enfermedades de una manera sencilla y también con su prevención, debido a que refuerza el sistema inmunológico. Estos nutrientes bajos en calorías, restringen la aglomeración de grasa en el organismo, lo que al mismo tiempo le ayudará a quemarla y por consiguiente a fomentar la pérdida de peso. De esta forma, mantiene un cuerpo bien estructurado, sano y preparado para enfrentar muchas enfermedades en situaciones precisas. Los alimentos alcalinos, se consiguen con gran facilidad y son digeridos apropiadamente, transformándose en nutrientes que el sistema digestivo puede absorber sin dificultad.

Importancia de tener un pH alcalino

  • Se mantiene protegido el sistema cardiovascular.
  • Evita el sobrepeso y la diabetes.
  • Obstaculiza la aparición de cálculos en los riñones.
  • Fortalece las defensas naturales del cuerpo.
  • Impide la oxidación por radicales libres.
  • Preserva un sistema hormonal estable.
  • Detiene la debilidad ósea y la osteoporosis.
  • Frena el desarrollo de dolores articulares o musculares.
  • Preserva el nivel de energía apropiado.
  • Imposibilita el avance de hongos, bacilos, virus y células cancerígenas.

Las semillas y frutos deshidratados agregados en este régimen, se refuerzan con ácidos grasos sustanciales, porque ayudan a regenerar la textura y el color de la piel. Es necesario tener presente que, al consumir un suplemento o un compuesto altamente alcalino, primero pasa a través del sistema digestivo y se enfrenta a la cubierta ácida del estómago; dicho pH agresivo es necesario para digerir los alimentos y colabora con la absorción de minerales (Calcio, Hierro, etc.) y vitamina B12. Cuando se ingieren con frecuencia sustancias demasiado alcalinas (especialmente con las comidas), disminuye la función del pH ácido del estómago, esto produce mala digestión y la ausencia de micronutrientes.

Con el fin de fortalecer la alcalinidad del cuerpo, se elaboran en la actualidad varios suplementos; muchos se basan en compuestos de citratos, carbonatos y minerales con distintas presentaciones, existe igualmente la conocida agua alcalina, que se obtiene desechando protones e hidrolizando las moléculas de agua. Estos productos alcalinos facilitan la oxidación del pH urinario, por ello se utilizan sólo en casos específicos: a) acidez estomacal, puesto que inhiben el ácido clorhídrico, b) aumentan la resistencia física en deportes anaeróbicos de gran intensidad (ciclismo, squash, etc.). Para lograr este resultado, se deben ingerir dosis muy altas de bicarbonato u otras sustancias alcalinas de más o menos 0,3 g por c/ kg de peso, dichas porciones elevadas pueden ocasionar diarreas y vómitos.