Concepto de Grasa Abdominal

La grasa abdominal o visceral, es la que se aglomera en el abdomen, entre los órganos y que además aumenta la medida del vientre, de forma común afecta más a los hombres por motivos genéticos y en especial; la ingesta de grasas saturadas, dulces y alcohol contribuyen con su acumulación, también las dietas bajas en fibra o calcio. Dicha sustancia, se localiza en la membrana interna que recubre al corazón, hígado, riñones, páncreas y en las áreas intramusculares; aunque los científicos no saben con exactitud cómo se intensifica, se vincula con los regímenes alimenticios altos en grasa.

Grasa Abdominal

El dilema no es solamente estético, consiste en que ésta produce elementos perjudiciales que deterioran los órganos, dando origen al denominado síndrome metabólico, que sufren muchas personas mayores de 60 años y pese a que es más habitual en los hombres, a partir de esa edad las proporciones se nivelan en ambos sexos. Ahora bien, esta grasa se comporta de forma distinta a la que se acumula justo debajo de la piel por ser altamente tóxica, se ha descubierto que ocasiona inflamación en el colon y en los revestimientos de las arterias, así como también es la causante de padecimientos que perjudican al corazón, de la diabetes y algunas clases de cáncer.

Cabe destacar, que es fundamental poseer una adecuada musculatura lumbar y abdominal para evitar dificultades de equilibrio y de espalda severas, siendo este uno de los motivos por los cuales, es necesario definir abdominales por muy duro que sea. Los estudios incluso indican que la grasa abdominal incide en el estado de ánimo debido al incremento de la segregación de la hormona del estrés, el cortisol y aminora los niveles de endorfina, la cual nos hace sentir bien. Cuando la grasa se eleva en la región abdominal, los tejidos se oprimen con facilidad y proyectan una reacción inflamatoria, si se trata de una situación breve se extingue y todo recupera su orden, pero cuando la misma se aloja en la cintura, dicha hinchazón puede convertirse en crónica y lesionar el tejido.

La grasa abdominal, igualmente puede producir hormonas o químicos como las citocinas, que quizás sean la raíz de que el organismo manifieste resistencia a la insulina, lo cual termina en ciertas ocasiones en diabetes. Al relacionarse con los niveles bajos de testosterona, se afirma que aquellos hombres que tienen un abdomen aumentado, generalmente no poseen la masa muscular, grados de energía y libido que los que sí están en forma, en condiciones normales las medidas del cinto son inferiores a las del pecho. En cuanto a las mujeres, se aconseja que la cintura no deba medir más de 80 cm y en los hombres, nunca rebasar los 90 cm de diámetro; si bien es cierto que esto puede variar mucho entre las personas, debido a que no todas presentan las mismas longitudes o estructuras corporales.

En el instante de eliminar grasa abdominal, el asunto debe ser tomado con una gran responsabilidad y tener presente que las dietas a base de proteínas no sirven de mucho, aunque hacen adelgazar significativamente en poco tiempo; porque en un lapso corto la mayoría además de ganar peso, suele desarrollar una conducta alimentaria inapropiada. Lo primordial es fijarse objetivos reales, es decir, se estima lógico intentar perder de medio a un kilo por semana lo que corresponde a un centímetro de cintura, ya que cuando más rápido se pierde peso; del mismo modo disminuyen elementos como el agua, masa muscular u ósea.

Por otra parte, reducir de forma violenta la ingesta de calorías, ocasiona que el metabolismo trabaje con más lentitud y como efecto no deseado, el organismo pierde energía y líquido en vez de grasa. De tal modo que, la forma correcta de reducirla es ingiriendo 5 o 6 raciones pequeñas de comida al día, las mismas deben contener proteínas y alimentos no tan grasosos, con el objetivo de evitar pasar hambre, a su vez lograr el aumento de masa muscular y la pérdida de grasa abdominal.