Concepto de Mimetismo

El mimetismo se refiere a la habilidad de protección que tienen ciertos seres vivos, el cual cuentan con una estrategia para modificar su aspecto y así parecerse a otro animal o al ambiente que los envuelve. En este cambio de aspecto se puede cambiar el color, el olor e inclusive el sonido que expresa para ocultarse según la zona donde se encuentre, por ejemplo, un animal que se lleva a cabo constantemente este proceso del mimetismo es el camaleón.

Mimetismo

De acuerdo a su función, el mimetismo se señala como una imitación de defensa, sin embargo, no un modo de ataque evita ser identificado por esos organismos que son nocivos para su vida.

La mímica abarca diferentes subdivisiones, la denominada aposematismo que es cuando un animal que es tranquilo adopta las particularidades de otros que tienen más defensas, con esto se salvan de ser agredidos. Además, el automimetismo se trata cuando un animal en su organismo adopta partes menos sensibles del mismo cuando si son arremetidos por un depredador será más fácil apartarse de éste.

Tipos de Mimetismo


El mimetismo como herramienta de defensa fundamentado en colores aposemánticos que presentan los insectos dañinos (sabor desagradable o tóxicos para su devastador) permite obtener que sus depredadores relacionen dichos colores al riesgo con lo que dejan de agredir a aquellos insectos que los expongan.

Es evidente que, la coloración de los insectos es tan importante como estrategia de camuflaje o de caza para los mismos y que se encuentra en constante evolución por influencia selectiva, de tal manera que permite a los insectos cambiarla en épocas relativamente cortos de tiempo para adaptarse a modificaciones naturales o artificiales ocasionados en el medio ambiente.

    Mimetismo Batesiano
  • En este tipo de mimetismo participa al menos una especie dañina, que no es comestible y presenta los colores aposemánticos, cuenta con una o más especies miméticas que copian la coloración de la dañina de forma que tampoco son agredidos por los depredadores debido a que piensan que se refiere a una especie tóxica para ellos. Puede suceder entre especies a priori bastante apartadas y que inclusive adoptan conductas parecidas también de la coloración.
    Asimismo, por ejemplo, la mariposa monarca localizada en América del Norte (Danaus plexippus) que en etapa adulta no es comestible, también, la mariposa Limenites archippus que viene siendo mimética de la anterior (si se consume pero evita que se la coman considerándose a la mariposa monarca que no lo es).

    Mimetismo Mülleriano
  • En este tipo se encuentran un grupo de insectos, absolutamente todos perjudiciales que tienen parecido entre sí. De esta forma, logran incrementar el efecto de relación de peligro a su coloración en el perjudicial y separar entre ciertas especies las probables bajas que este puede ocasionar hasta que aprenda a vincular la coloración del grupo de insectos miméticos al riesgo que supone su consumo. Por ejemplo, los Nynphalidae perteneciente de la subfamilia Heliconiidae Norte y Centroamericanos que son todos ellos insípidos para comer mostrando todas unas coloraciones rojas, naranja, amarillas y azules.

    Mimetismo no visual
  • Siendo los primates y los seres humanos, animales que dependen del sentido de la vista, los casos de mimetismo en otros ámbitos sensoriales pasan simplemente inadvertidos, sin ser por esto menos importantes. Un caso considerable de mimetismo auditivo lo presenta la lechuza vizcachera o terrestre (Athene cunicularia), que habita en concavidades del suelo, donde los pollos reconocen al acercamiento de potenciales enemigos expresando un sonido como el del cascabel de una culebra.