Concepto de Renta de la Tierra

La renta de la tierra se conoce como la porción de ganancia o riqueza que le queda al propietario de los agentes naturales, luego de restar los gastos invertidos en la producción y las ganancias del capital utilizado.

Renta de la Tierra

Para conseguir la renta de la tierra, es específico que del producto bruto de la producción se hagan las reducciones siguientes:

  • Los adelantos realizados para el cultivo, por ejemplo, el gasto de abonos, simientes, jornales y herramientas.
  • El interés de los gastos del trabajo de producción, es decir, el capital invertido en llevar a cabo esos adelantos.
  • El interés del capital, basado en el fondo de tierra y por las obras de explotación.

Posteriormente, al realizar esas deducciones, el excedente que resulte es lo que conforma la renta de la tierra, la cual pertenece al dueño del suelo. Cabe recalcar que, la renta de la tierra no significa el resultado directo de la pertenencia territorial, sino un efecto de la superior calidad del terreno; de allí que la retribución surja de la propiedad del suelo y que la renta únicamente pueda aparecer de la calidad de las tierras.

Por tal razón, existen casos en que el suelo suministra retribución y no provee renta, cuyo acción tiene lugar cuando el valor del producto logrado es igual o menor que la adición representativa del valor de producción y utilidad del capital. Para que se tenga una renta necesariamente el terreno tiene que ser de buena calidad, con el objetivo de que deje un producto cuyo coste exceda al total de los gastos e intereses utilizados en alcanzarle.

Además, la renta de la tierra se conoce, entre el pueblo, con las denominaciones como: arriendo, cuando se emplea a las fincas rústicas concedidas de manera temporal; alquiler, cuando se trata de los edificios urbanos; y con el nombre de beneficio, cuando se contrata la renta de la explotación, observado por arrendatarios; pero la ciencia abarca todos esos nombres bajo la designación genérica de renta, debido a que todos ellos componen el provecho de un capital en tierra.

La renta de la tierra es una de las numerosas relaciones sociales que se llevan a cabo bajo el sistema capitalista. Indica Marx que, está renta admite la propiedad de determinados personas sobre ciertas porciones del mundo, en donde la renta es la manera en la cual se efectúa económicamente la propiedad privada de la tierra, el modo en la cual se valoriza.

Indistintamente, de la forma de propiedad que tenga la tierra, esté el suelo en manos de pequeños productores o grandes terratenientes, solo por el hecho de ser propietarios, sin necesidad de producir o invertir, todos se adueñan de una renta que es parte de la plusvalía (período de trabajo no remunerado a los trabajadores apropiado por los capitalistas) ocasionada por la sociedad.

Se conoce que las tierras tienen distintas calidades, por el riego, fertilidad, de acuerdo a su situación o localización cercana o no a los mercados consumidores (lo que disminuye el precio de transporte), inversión de tecnologías.

Si por ciertos factores un terreno proporciona mejores condiciones y en efecto menores costos (como puede ser en Argentina la llanura húmeda que posee óptimas tierras para la producción de cereales y de ganado) el propietario de esa tierra logrará una ganancia extraordinaria comparada con otros dedicados a la misma tarea en tierras de una calidad menor.