Concepto de Rubeola

También conocida como sarampión alemana, es una enfermedad causada por el virus de la familia Togaviridae. La rubéola fue reconocida por los alemanes en el siglo XVIII, pero no fue después de la década de 1960 cuando se descubrió la vacuna contra esta enfermedad. La razón de porque es peligrosa para la vida del feto es porque atraviesa la barrera placentaria, infectando al bebé, deteniendo la división celular de este, provocando así su muerte, o al menos su completa formación.

Rubeola

La rubéola es identificada por erupción rojiza de la piel que dura unos tres días, inflamación en las glándulas de la nuca y detrás de las orejas y febrícula (temperatura oscilante entre los 37,5 a 38°C). En jóvenes y adultos, los síntomas también vienen acompañados de cefaleas, conjuntivitis, dolor en la garganta, pérdida del apetito y dolor en las articulaciones, aunque se han presentado casos en el que no se manifiesta ningún signo ni síntoma.

El virus responsable de la rubéola pertenece al género rubivirus, el cual se desarrolla en una cadena genómica de ADN y se transmite o contagia por vía respiratoria, así como el contacto con la saliva (en forma de gotas emitidas por tos) u objetos contaminados, por lo que es sumamente contagiosa. Luego de que el virus entra en contacto con el hospedero (persona contagiada), a la semana el virus llega a la sangre que, como recorre todo el torrente sanguíneo del cuerpo humano, se disemina a todo el organismo. Ahora bien, luego de que se padece la enfermedad, la persona adquiere inmunidad, ya que se han creado los anticuerpos capaces de resguardar al organismo de la infección.

La rubéola es frecuente en la infancia, sin complicaciones graves. Sin embargo, si es contraída por una mujer en estado de gravidez (embarazo) supone un alto riesgo para la vida del feto, es más durante los años de 1964 y 1965, miles de niños nacieron con problemas congénitos, mientras que otros miles nacieron sin vida o las madres sufrieron de abortos espontáneos. Hoy día es una enfermedad controlada por las vacunas recibidas a infantes y mujeres embarazadas, disminuyendo en gran medida brotes de esta enfermedad mortal en gestantes.