Concepto de Teoría General de la Ocupación

La teoría general de la ocupación, el interés y el dinero se considera la obra más importante del economista británico John Maynard Keynes. Además, creó el concepto de la moderna macroeconomía, siendo publicado en el año 1936, en un tiempo marcado por la Gran Depresión. La obra desató una revolución en la corriente económica, llamada la Revolución Keynesiana, en la manera en la que los economistas creían en el fenómeno económico y principalmente centrado en la viabilidad y provecho de la gestión del sector público del nivel añadido de la demanda en la economía.

Teoría General de la Ocupación

En el libro denominado Ensayos en Persuasión, Keynes escribió sus fallidos intentos por influir en la opinión pública en el tiempo de la Gran Depresión, en los primeros meses de los años treinta. La teoría general de la ocupación, el interés y el dinero representó las intenciones de Keynes por cambiar la opinión general en el movimiento que existía en el contexto macroeconómico.

La teoría general de la ocupación, el interés y el dinero de Keynes señala que el nivel de ocupación en la economía moderna estaba establecido por estos factores:
  • La preferencia marginal a consumir (el porcentaje de cualquier aumento en la renta que la persona consigna para gastos en bienes y servicios).
  • La eficacia marginal del capital (dependiente de los aumentos en las tasas de retorno).
  • La tasa de interés.

La tesis importante en el pensamiento keynesiano es que frente a una economía debilitada debido a su baja demanda (por ejemplo, en una depresión), donde existe un problema desencadenante (problema en lograr una economía que progrese fuertemente), el gobierno (más genérico: el sector público) puede aumentar la demanda agregada elevando sus gastos (si bien incide en déficit público), sin que el sector público aumente la tasa de interés lo considerado como para profundizar la eficiencia de esta política. Keynes presintió en su teoría general que su obra posiblemente iba a guiar una revolución en la manera que los administradores pensarían sobre los debates de interés público. La corriente keynesiana (los experimentos del gobierno intentando influir en la demanda por medio del gasto público, de los impuestos y la política monetaria) fue bastante influyente en el tiempo de la postguerra después de la Segunda Guerra Mundial. No obstante, la estanflación del período de año 1970, hizo que la orientación intervencionista keynesiano disipara su atracción en los teóricos económicos y en los medios políticos. Casi en la totalidad de las economías, se empezó a opinar que el empleo keynesiano de la demanda era complejo y que conllevaba daños sutiles en la economía, como perjudicar los beneficios de un presupuesto público equitativo, así como ayudar la inflación. Hasta cierto nivel, la teoría keynesiana sobrellevó debido a su éxito en la postguerra, durante la que culminó con largas épocas de paro y pérdida de fabricación. De igual manera, el keynesianismo se encuentra presente aún en la manera del denominado Nueva Economía Keynesiana, que intenta mezclar la economía neoclásica con ciertas conclusiones de la política keynesiana.

Se debe saber que Keynes fue considerado como un gran comunicador de la lengua inglesa, el cual contaba con una escritura bastante fluida, que se muestra en ciertos párrafos en la teoría general de la ocupación, el interés y el dinero. Por ejemplo, en la sección 12, en el que describe el estado de las posibilidades a largo plazo, estimado por muchos como una muestra de los mejores textos que habla de la bolsa. Si ben, la mayor parte de la obra presenta el peor Keynes al momento de utilizar el lenguaje, con frases largas y complejas, nada en cuanto a su estilo de escritura en otros libros previos.