Concepto de Comunidad Hereditaria

Una comunidad hereditaria es aquel contexto en que se halla una herencia en la que concurren diferentes herederos cuando todos ellos la han aprobado, ya sea por medio de una aceptación escrita, es decir, mediante un documento fijando su voluntad, ya sea implícita, esto indica la aceptación que procede de actos realizados por los propios herederos. Todos ellos constituirán, hasta que se efectúe la partición y con ella la cesión de bienes a los herederos, por lo tanto, viene siendo una comunidad hereditaria.

Comunidad Hereditaria

Para que se lleve a cabo esta situación de comunidad hereditaria es necesario, primeramente, que existan diferentes titulares con derecho a la herencia, tanto herederos como legatarios de parte proporcional. Estos últimos son una representación importante, debido a que el testador les ha dispuesto legatarios de una parte de su patrimonio hereditario. Estos legatarios de parte proporcional se distinguen básicamente de los herederos en que no se harán responsables de las deudas hereditarias con su propio capital, como sí realizan los herederos. Únicamente responderán hasta la trascendencia del legado.

Seguidamente, el segundo requerimiento para que se pueda proveer esta comunidad hereditaria, es que se origine necesariamente esa situación de integridad. Esto es, no habrá comunidad hereditaria completamente en el caso de que fuese el propio testador quien ejecutase, por sí mismo, el reparto de su patrimonio hereditario. Precisamente en este caso, de ninguna forma podría decirse que existiese integridad, dado a que el reparto es seguidamente concurrente al fallecimiento del autor y, con él, el inicio de la sucesión.

Si se relacionan estos dos requisitos, se obtiene una comunidad hereditaria, en la cual los beneficiarios no asumirán el derecho a los bienes específicos que constituyen la masa hereditaria, sino que serán los dueños de un derecho indeterminado de la sucesión, de una cotitularidad.

La naturaleza jurídica de la comunidad hereditaria es un tema muy debatido por la doctrina, sin embargo, la mayoría admiten en que se trata de una comunidad germana o en mano común. La principal característica de este tipo de comunidad es, esencialmente, que se concede un derecho abstracto o indeterminado sobre la integridad, no una cuota específica sobre bienes precisos, que es lo que ocurre en las comunidades de esencia romana.