Concepto de Estudios Sobre Motivación Laboral

Los estudios sobre motivación laboral, describen el proceso que suele aplicar gratificaciones o primas para lograr el anhelo de los individuos por obtenerlas, mediante estas ha quedado demostrado que cualquier trabajador se siente totalmente motivado, cuando recibe un incentivo que lo coacciona a efectuar una tarea y conducir su conducta para satisfacer una necesidad. Por otro lado, se asume como necesidad, a la condición interna de un sujeto la cual permite que una actividad sea de su interés; mientras la satisfacción obtenida, es un sentimiento de bienestar que se manifiesta a través de una recompensa.

Estudios Sobre Motivación Laboral

La motivación laboral, depende de la disposición que presentan las empresas o compañías para conservar el ánimo de sus trabajadores, con respecto a todas las tareas que llevan a cabo para cumplir con los fines de las mismas, o sea, en relación a la jornada diaria. Significa un éxito para toda organización, el lograr que sus obreros sientan que los propósitos de ésta, tienen un nexo con sus objetivos individuales y que además, pueden complacer sus requerimientos o satisfacer sus expectativas. Pero, es necesario comprender que la motivación suele ser diferente en cada persona y depende de varios aspectos sociales y culturales.

Los estudios indican que la motivación laboral, se ha convertido en un proceso de importancia en cuanto al enfoque de la indagación y a partir de la dirección organizacional. Gracias a ellos, se han propuesto gran cantidad de hipótesis en relación a dicho tema a través de los años, para encontrar la solución definitiva; por tanto los análisis serán útiles, siempre que permitan hallar los incentivos o factores que proporcionan dinamismo al comportamiento de los empleados. En consecuencia, posibilitan descubrir la razón por la que un individuo realiza una actividad que en otras situaciones rechazaría, la cual repercute en las acciones y perseverancia de éste. Existen distintos métodos para fomentar la motivación laboral, pero deben tomarse en cuenta elementos como la edad, forma de ser, posición social y grado formativo de la persona, para determinar cuáles son los más relevantes de acuerdo a cada situación en específico:

  • Análisis de probabilidades: asegura que las personas desarrollan convicciones como seres racionales; asimismo albergan ilusiones y expectativas respecto a sucesos futuros en su diario vivir, por tal motivo para estudiar la motivación se necesita saber lo que los trabajadores esperan de la empresa y la forma en que creen poder obtenerlo.
  • Estudios de Porter y Lawler: estos afirman que el empeño o la motivación para realizar una tarea, se obtiene de acuerdo a lo seductora que sea la gratificación y de la manera como el individuo asimila el vínculo que existe entre el esfuerzo y la retribución.
  • Prototipo integrador de incentivos: intenta enlazar todo lo que se sabe sobre el significativo y complicado fenómeno de la motivación laboral, las exigencias, estímulo de realización, perspectivas, incentivos, cumplimiento y satisfacción.

Los estudios sobre motivación laboral, han posibilitado la definición de tácticas que se aplican para estimular al recurso humano de las empresas, observando los métodos de recompensa desde las opciones teóricas y prácticas o tomando como base, la veteranía de las compañías reconocidas a nivel mundial. A partir de las investigaciones, se han logrado establecer tres elementos claves para el avance del impulso laboral, de los que provienen una diversidad de alicientes estimados como universales; pero el desafío más fuerte que deben enfrentar las empresas; es descubrir cuáles son las expectativas de sus trabajadores. Así tenemos:

  • Instauración de condiciones de trabajo, que sean percibidas por el jornalero como accesibles, lo cual determina el contrapeso entre su vida personal y la actividad laboral, a la evaluación de este factor se le denominó "vivir”.
  • Brindar a los trabajadores la posibilidad y oportunidad de evolución dentro de la empresa, forjando un entorno de colaboración y recompensa entre ellos, a este elemento se le dio el nombre de "prosperar”.
  • Conseguir que los valores y percepción de la organización sean compartidos por sus obreros, para fortalecer el sentido de pertenencia y las relaciones entre estos, a dicho modelo se le llamó "implicarse”.