Concepto de Fordismo

El fordismo es un método socioeconómico de productividad, que se distingue por hacer que la misma se lleve a cabo en serie o en cadena; se considera que quedó establecido mucho antes de la Segunda Guerra Mundial y la definición, se asignó al ideólogo marxista Antonio Gramsci. El nombre fue colocado en honor a uno de sus precursores, Henry Ford quien fue reconocido a nivel mundial, como un eminente fabricante de automóviles. Dicha técnica provocó una renovación, en lo que respecta a rendimiento productivo y en la creación de un mercado de masas, debido a la reducción de costos.

Fordismo

Recurriendo a la tendencia de ensamble que permite la fabricación en cadena, Ford consiguió la construcción de un gran número de automóviles con costos bastante bajos. El proceso necesitaba de muchos empleados, que contaran con la capacidad para realizar tal labor y que además supieran cómo utilizar las máquinas, efectuando tareas repetitivas. El citado modo de producción creado por Ford (desarrollado a finales de los años 40 y principios de los 70, siglo XX), se inició con el ensamblaje del Ford Modelo T en 1908; el cual se obtuvo de la integración organizada de una labor altamente sistematizada y regulada por medio de secuencias de acoplamientos, herramientas especiales, sueldos más elevados y mayor cantidad de trabajadores.

Dicha forma de producción, es provechosa siempre y cuando el bien pueda ser ofertado a bajo precio en una región próspera. El modo en que actuaba este modelo de empresa; consistía en fraccionar la faena de una forma relevante, para conseguir que la productividad quedara lo más dividida posible y con un operario que realizara una maniobra a repetición. Cada producto fue producido a partir de una serie de tramos, situación que difundió la línea de montaje; este prototipo de empresa, facilitó la fabricación de bienes a gran escala y a bajo costo, haciendo admisible que los artículos creados para a un grupo minoritario o selecto pudieran estar al alcance de todo tipo de consumidor.

Por lo tanto, estableció una nueva clase social (la media norteamericana) en la cual la colectividad más pobre, podía adquirir productos que anteriormente les eran inasequibles; todo esto debido no solamente al recorte de los costos, sino también al mejoramiento de los salarios, que a su vez dio lugar a una sociedad que terminó fortaleciendo al capitalismo. Este modelo de productividad se valía del uso de etapas en las cuales, todos los trabajadores efectuaban una labor específica e inequívoca pero de manera secuencial, esto los responsabilizaba de una función única, que disminuía su duración y aumentaba su importancia. El fordismo en tal sentido, resultó un gran logro que permitió tener una plaza más extensa y un mayor rendimiento; no obstante, es necesario indicar que no fue Ford quien inventó esta modalidad de trabajo; pues realmente proviene del llamado taylorismo y su implementación práctica, procede de la imaginación de otros hombres que Henry Ford reprodujo, logrando un mejor desenlace.

La idea de incorporar una producción en serie a la de todo tipo mercancías, no sólo representó los cambios sociales antes citados, sino igualmente variaciones culturales, que se pueden sintetizar en la percepción de formación en masas. Como modelo productivo, la fabricación de automóviles en serie, dio origen al incremento de las ciudades, construcción de autopistas y elaboración de bienes como televisores, pulidoras, etc. Ahora bien, mientras que para los productores el fordismo resultó provechoso, dentro de la comunidad trabajadora ocasionó ciertas contrariedades como: las tareas monótonas y extenuantes, aparte de la carencia de un enfoque claro en algunas de las etapas de producción y la baja apreciación profesional.

Entre la última década de los años 70 y principio de los 80, el fordismo fue sustituido por el toyotismo japonés, en el cual se conjuntaba al empleado con los recursos tecnológicos; con el objeto de optimizar la producción mediante una empresa distinta, donde la tolerancia era esencial. Este prototipo japonés. contaba con trabajadores capaces de efectuar varias labores, de acuerdo a lo exigido en esa oportunidad, así respondía a los requerimientos inmediatos de la cadena de producción y la industria.