Concepto de Glaucoma

Se define como glaucoma al trastorno que produce daño en el nervio óptico, afectando la visión de quien lo padezca. Es una enfermedad que afecta a al menos el 2% de la población mundial mayor de los 40 años, y es la que más causa ceguera irremediable. El más común es el glaucoma de ángulo abierto, el cual afecta a unos 2,2 millones de personas solo en Estados Unidos.

Glaucoma

Su causa no está bien definida, pero se asocia normalmente con la hipertensión intraocular, que es la presión en los vasos sanguíneos del globo ocular, ocasionando un mal drenaje del humor acuoso del ojo, aunque no siempre es el caso; además, también se ha producido glaucomas con la presión intraocular a niveles normales.

Los síntomas generalmente no son dolorosos, pero dependiendo del tipo de glaucoma que sea, los síntomas comprenden visión borrosa, dolor en los ojos, cefaleas, náuseas y vómitos, alrededor de objetos brillantes aparecen halos de color arcoíris y la pérdida de visión repentina.

Las personas con mayor riesgo a padecer del glaucoma son personas de ascendencia africana o latina, personas con más de 40 años de edad, personas con miopía, personas con antecedentes familiares de glaucoma, personas con diabetes o que usan esteroides continuamente.


Clasificación del Glaucoma:


Según su ángulo:

  • Glaucoma de ángulo cerrado: es uno de los tipos de glaucomas más peligrosos, ya que el que lo sufre, padece de episodios de pérdida de visión, en el que cada ataque progresa la pérdida de la vista. Sus síntomas comprenden además de los generales, midriasis, enrojecimiento del ojo y elevación repentina de la presión intraocular.
  • Glaucoma de ángulo abierto: es el glaucoma más común, con un 60% de los casos. Este glaucoma se caracteriza por no demostrar signos ni síntomas muy notables, pero si la degeneración de la visión de forma gradual y lenta.
Según su origen:
  • Primario: sucede cuando el causante del glaucoma no es por ninguna enfermedad.
  • Secundario: se produce por otras enfermedades presentes en el ojo (retinopatías). Son los glaucomas traumáticos, neovasculares, por hemorragias y demás.
Según el momento de su manifestación:
  • Glaucoma congénito: el glaucoma está presente desde el nacimiento, y su aparición comprende entre el mes y los tres años, aunque también puede aparecer entre los años de pubertad de la persona que lo haya heredado de un familiar.
  • Glaucoma en la adultez: aparece en la vida adulta, o en el caso de tener más de 40 años, siendo glaucomas secundarios los más probables.
Es importante que los exámenes oftalmológicos se hagan al menos cada 2 años, de modo que se mantenga un control, y en caso de que aparezcan signos de un glaucoma, pueda ser tratado con la mayor rapidez posible. Por supuesto, el daño producido en la vista por el glaucoma no es irreversible, pero mediante un tratamiento cumplido cabalmente, puede impedir el progreso del daño. Ahora bien, estos tratamientos son amplios, siendo la medicación y la cirugía los más empleados:
  • Medicación: se emplea el colirio, los betabloqueantes, derivados de prostaglandinas, diuréticos hiperosmóticos, inhibidores de la anhidrasa carbónica, simpaticomiméticos o colinergicos.
  • Intervención quirúrgica: la cirugía láser, entre estos la trabeculoplastía, en la que se estimula los conductos para aumentar el flujo del humor acuoso y la iridectomía periférica, en la que el láser hace una división en el iris que facilita el paso del humor acuoso a la cámara anterior del ojo. Otros procedimientos menos habituales y utilizados para glaucomas complejos son la trabeculectomía, la escleroctomía profunda no perforante, goniotomías o colocación de drenajes del humor acuoso.