Concepto de Relaciones Personales

La primera relación que tiene el ser humano comienza con la familia, una etapa que los psicólogos llaman socialización primaria. Y secundaria toma lugar fuera del hogar viviendo experiencias de personas que no son familiares, durante ese proceso el individuo va aprendiendo de forma continua los modos de comportamiento, ideas, valores, normas y culturas y la van incorporando a las personalidades.

Relaciones Personales

Todas las personas, aun de pequeñas necesitan que se le den una aprobación social, llevando a que él se trate de adoptar los cambios los comportamientos que se esperan que el cumpla, y que así lo acepte y lo amen. La capacidad mostrada de socialización que haya en un individuo va a depender del grado de adaptación que este muestre de un grupo social determinado. Esos procesos ayudan a que la persona aprenda a poder desarrollar sus recursos para que se obtengan los objetivos socialmente deseables determinando su grado de su aceptación.

El estatus social es un lugar en donde la persona ocupa una posición en la sociedad, un rol que desempeña un papel en esa cultura.
Logrando que se emplee muchos roles pero el status social sigue siendo único, aunque en muchas sociedades en la moderna pudiendo ser posible en la movilidad social de un nivel a otro.

La clase media tienden a poder lograr objetivos socialmente aprobados, los cuales van estimulados por la familia y las aspiraciones que estos esperan que sus hijos e instan los jóvenes a que tenga buenos rendimiento en el estudio o trabajo postergando placeres que sean innecesarios en vista de objetos a largo plazo. A las relaciones interpersonales se les favorece por una mayor oportunidad de conseguir una educación y mantener en el núcleo social manteniendo entre si los buenos vínculos. Diferenciando la clase baja en cuanto a su forma de socialización, una actitud general respecto al sexo, las metas futuras, la forma en la que controlan la agresión y manera en que se compromete con la educación formal.

Con esa condición, el status social es el que determina en gran parte la forma en que se distribuye la socialización de un sujeto, condicionando a un gran grado su modo de relación, convirtiendo a la personalidad en un factor importante.