Concepto de Sistemas Procesales

Se denomina como sistemas procesales al conjunto de procedimientos que determinan un proceso penal, es decir, las acciones a realizar en cuanto a la aplicación de una sanción por una violación a una ley o norma. Tantos los procesos penales como los sistemas procesales se encuentran estrechamente ligados en el marco judicial.

Sistemas Procesales

Tanto en el proceso penal como en los sistemas procesales, cumplen con unas series de características similares, siendo algunas:
  • Solo pueden ser realizados por órganos jurisdiccionales, los cuales deben estar preestablecidos en la ley. asimismo, estos no pueden penar a una persona u organización sin proceso judicial previo.
  • Es instrumental, debido a que sin estos procesos, la pena no puede ser ejercida efectivamente, por lo que no es solo por orden constitucional sino necesario.
  • El comienzo y evolución de un sistema procesal se relaciona directamente con la forma de gobierno que este en una nación, lo que conlleva a que un ente procesal se encuentre bajo el manejo el sistema político actual, por lo que puede decirse que los sistemas procesales son cambiantes. Las acciones procesales son secretas y llevadas por escrito.

Sistema Inquisitivo


En este sistema, es el juez quien tiene el poder sobre cuestiones como la investigación, acusación y sentencia de una persona u organización. Se resalta que en este sistema, es primordial para el ente jurídico la involucración de solamente los implicados en la condena, sin la inmersión de ajenos al caso. Entre algunas características del sistema inquisitivo se cuentan que todo el proceso recae en el juez, el proceso no depende de un acusador (ya que el juez hace este papel) y que la acusación puede ser cambiada, pero no la sentencia.

Sistema acusatorio


Consta de tres fases: instrucción, acusación y el juicio oral. Al contrario del sistema inquisitivo, este sistema tiene varios órganos judiciales, como el órgano decisor y el que se encarga de gestionar las pruebas. Asimismo, el Tribunal debe ser completamente imparcial, sin favoritismo hacia el acusador o el acusado. El debate es oral y público, ya que siendo democrático, nada queda oculto. Su principal característica es que para que comience este proceso judicial, un individuo debe realizar la demanda.