Concepto de Biosemiótica

La biosemiótica o biosemiosis, es una rama de la semióticao y la biología que interpreta el significado prelingüístico, la creación o apreciación de signos y normas en el entorno biológico. Busca relacionar los aciertos de la biología y la semiótica, plantea una evolución paradigmática con respecto a la perspectiva científica sobre la vida, revelando que la semiosis es uno de los aspectos que se vinculan con la comunicación entre los seres vivos. Así, las relaciones que se basan en signos se localizan en la genética, en el crecimiento de un dado organismo, en su conducta y capacidad cognitiva.

Biosemiótica

Más específicamente, abarca una serie de reflexiones que intentan demostrar las limitaciones y adaptaciones en la utilización de un lenguaje humano valioso por sus terminologías semióticas, que se sustenta de un sistema biológico real, auténtico, no metafórico. De manera general, procura considerar el progreso natural con el transcurso del tiempo, de las estructuras semióticas cada vez más complejas, dentro de las articulaciones crecientes (de forma espontánea y auto-organizada como un componente de gran valor). El término biosemiótico, fue utilizado inicialmente por Friedrich Salomon Rothschild en el año 1962, no obstante, Thomas Sebeok y Thure von Uexküll lo implementaron; más tarde el contexto que enfrenta los enfoques normativos de la biología, quedó clasificado en biosemiótica teórica y aplicada.

La biosemiótica, en su intento por relacionar los hallazgos de la biología y la semiótica, es una especialidad progresiva que analiza la producción, el valor e interpretación de los significados en el ámbito material y biológico; por lo tanto uno de sus objetivos fundamentales, es la creación de una nueva perspectiva sobre la vida y los signos comunicativos, como factores sustanciales del mundo natural. Además, busca utilizar nociones semióticas para responder preguntas vinculadas con la premura de un significado biológico y evolutivo, respecto a la intencionalidad y el entorno psíquico. Es por ello, que la biosemiótica asume los avances de la vida y la transformación de los sistemas semióticos, como dos realidades de un mismo proceso.

Es importante señalar, que lo que hace a la biosemiótica relevante y atrayente para la ciencia casi en su totalidad, son sus proyectos de investigación que se basan en los fundamentos del prodigio semiótico y unido a ello, por su afán de constituir una línea de confluencia entre las ciencias naturales y humanidades, a través de la cultura y lo esencial, valiéndose de la comprensión adecuada de la correlación que hay entre la “naturaleza interna y externa”. La biosemiótica, facilita nuevos enfoques sistemáticos que permiten integrar una gran cantidad de fenómenos, que supuestamente no guardan relación o son discrepantes entre sí.

EI fundamento básico, es que la biología desde la posición molecular hasta la sistémica, puede ser analizada como un tipo de comunicación y las actividades biológicas, como influencias intercedidas por signos. Mientras la vida se define, como una cualidad total de la materia, la biología es por otro lado y en todos sus rasgos, una semiología innata muy cercana a la confusión determinista. EI modelo biosemiótico, se planteó como un avance hacia la enunciación de una hipótesis artificial sobre la vida, que incluye elementos mecanico-moIeculares, explicaciones semióticas y Ia cronología lógica de los sistemas vivientes.

Partiendo de los tipos elementales de semiosis, la biosemiótica se clasifica en:

  • Semiótica vegetativa, endosmiótica o fitosistémica: es el análisis de la semiosis a escala celular y molecular (incluyendo los procesos de interpretación que se vinculan con el genoma y el fenotipo); se presenta en todos los organismos en su nivel anatómico y tisular e inmiscuye a la semiótica procariota, interacciones conciliadas por los significados en grupos de bacterias, como: la localización de microorganismos o extinción de los mismos.
  • Semiótica animal: es el estudio de las formas animales para su comprensión, el cual se logra mediante los organismos que poseen un sistema neuromuscular e igualmente incorpora a la antropozoica, que analiza la conducta semiótica en humanos. A partir del rasgo preponderante de la semiosis en investigación, se utilizan las siguientes vías: bio-pragmática, bio-semántica y bio-sintáctica.