Concepto de Lenguas Construidas

Las lenguas construidas, también llamadas artificiales, modeladas, interlenguas ideolenguas, conlangs (idiomas construidos) o plan-sprachen (planificados), son un prototipo de expresión que ha sido total o parcialmente fabricada, ideada o planeada por los seres humanos, en base al análisis de las lenguas naturales. A diferencia de estas últimas, las construidas han sido diseñadas y proyectadas de forma consciente por personas o comunidades, con distintos objetivos a lo largo de la evolución de las sociedades culturales, por ello se propuso que las mismas fueran investigadas por la interlingüística.

Lenguas Construidas

La elaboración de lenguas artificiales, se escapa de los límites de la lingüística para introducirse en los de la dialéctica y la semiótica, la literatura o la estética e inclusive en los espacios de las ciencias de la comunicación y las disciplinas informáticas. La aprobación o no de esta clase de idiomas se vincula hasta con la política; como aconteció con el esperanto (siendo ésta la más célebre de las interlenguas). Los idiomas construidos, son una obra de diversos especialistas: literatos, teólogos y filósofos; así como también de los científicos que integran a las denominadas “ciencias duras”: físicos, químicos, matemáticos, cibernéticos, biólogos, entre otros.

Las tentativas para concebir una lengua universal, han sido muchas a través de los años y no todas parecen muy racionales, desde el tiempo de Descartes a la época presente, se ha logrado crear cerca de 700 lenguas modeladas; como por ejemplo, el escocés. De igual modo, fue diseñado un idioma conformado por palabras estructuradas con la anexión de diferentes letras, cuyo significado era el siguiente: la n señalaba que el término hacía mención a los seres vivos, si la misma se agregaba a la letra griega eta, conformaba el vocablo "animal"; luego si a ésta se le incorporaba la k, se hablaba de cuadrúpedos, etc. El teutónico que contiene un inglés y alemán básicos, fue otro proyecto de idioma universal, pero así como apareció se desvaneció de inmediato.

Otro intento surgió mediante la singular unión de griego, latín y chino, también a través de la planteada por varios estadounidenses, los cuales construyeron un inglés elemental compuesto por 840 palabras. En 1817, el francés François Sudre inventó el solresol, un lenguaje construido que se basaba en la escala musical, en este como tal: la nota do señalaba una aserción, re correspondía a la conjunción copulativa y; mi, era identificada como la conjunción disyuntiva o, entretanto que la palabra sol equivalía a "ir hacia arriba", debido a que estaba formada por tres tonos crecientes. Lo que más animó a sus pocos partidarios, es que dicho lenguaje podía ser expresado con una canción; luego en 1879, el sacerdote alemán Johann Martin Schleyer propuso el volapük, el cual supuso un intento mucho más serio que los anteriores, para crear un idioma universal, éste era similar en configuración gramatical al turco y al magiar, logrando cierta aceptación al finalizar el siglo XIX.

La mayoría de las lenguas construidas están clasificadas en tres grupos:

  1. Idiomas artísticos, literarios o ficcionales: ideados con fines estéticos o para la distracción. Es justamente a este modelo, al cual de forma común se le suele otorgar en español el nombre de ideolengua.
  2. Idiomas auxiliares: que buscan actuar como medio de comunicación, entre los interlocutores que hablan lenguas diferentes a nivel mundial, dentro de ellas predominan dos clases fundamentales: las esquemáticas y naturalistas.
  3. Idiomas experimentales: que pueden ser filosóficos, lógicos o analíticos: se apoyan en el razonamiento formal y con frecuencia, son estructurados a través de terminologías muy difíciles de pronunciar, presentan importantes conexiones con los metalenguajes y los lenguajes de programación o informáticos.

Ahora bien a partir de su pretensión o función, mientras algunas lenguas como las auxiliares, son un recurso comunicativo auténtico entre los seres humanos; las ficticias son pronunciadas por seres irreales, que surgen de las ideas u obra del creador de dicho idioma, sin procurar que sean expresadas por personas reales.