Concepto de Catalina I de Rusia

Catalina I, nacida en Jakobstadt, actualmente Letonia, el 8 de febrero del año 1725, llamada Emperatriz de Rusia. Se cree que era una campesina polaca, cuando era una provincia de Suecia, hija de Samuel Skavronski y Elisabeth Moritz, que murieron en la epidemia de peste en el año 1684. Como era una niña y quedó huérfana, fue criada por un pastor de Marienburg.

Catalina I de Rusia

En el año 1702 los rusos invadieron Marienburg y fue prisionera por un comandante ruso, quien luego la vendió al príncipe Aleksandr Ménshikov, fiel consejero del zar Pedro I el Grande. Después, pasó a ser su amante y la consejera más prestigiosa del zar. En el año 1712 se casaron. Debido a la muerte de su hijo Alejo, Pedro I anunció un ukaz, declarando su derecho a designar a su propio sucesor, aunque falleció sin haberlo hecho. Catalina I fue coronada emperatriz consorte en el año 1724 y a la muerte de Pedro I fue promulgada sucesora suya

Durante el reinado de Catalina creó un consejo privado en el que centralizó todo el poder. Dos de sus ocho hijos con Pedro I sobrevivieron, Ana e Isabel Petrovna. Obtuvo Catalina el título de Emperatriz, siendo la primera mujer en tener este nombramiento, hasta entonces la esposa del Zar era conocida sólo como su consorte. En el año 1724, fue nombrada corregente.

Luego de la muerte de su esposo, tuvo que hacerse cargo de la oposición del clero y de los boyardos, que se encontraban en su contra por las reformas empleadas y a la del pueblo que apoyaba los derechos del príncipe Pedro, hijo del zarévich Alexis Petróvich. Después de su proclamación como Emperatriz, fue el inicio de un período de la Historia de Rusia caracterizada por constantes golpes de Estado y por el gobierno de favoritos.

Durante el reinado de Catalina I, continuó la obra de su esposo, basándose sobre todo por Ménshikov, que era el gobernador y siguiendo las recomendaciones de amigos y favoritos.

En cuanto a, la política exterior apoyó a la liga austro-española, para mantener contra Inglaterra a su yerno, el Duque de Holstein, en matrimonio con la princesa Ana, padres del futuro Pedro III. Constituyó con los países escandinavos la Liga de los Neutrales, para asegurar la seguridad del transporte marítimo en el Atlántico durante la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, lo que ocasionó el aislamiento internacional de Inglaterra.

También, apoyó la Academia de Ciencias de San Petersburgo, fundada en el año 1724 por Pedro I, entre cuyo profesorado estaba conformado por los matemáticos Leonhard Euler y Daniel Bernoulli. En general, sus políticas fueron razonables y cautelosas. Caracterizada por ser la primera mujer que gobernó Rusia y abrió el camino para un siglo de reinados femeninos, incluyendo a su hija y a Catalina II, las cuales continuaron la política marcada por Pedro I.

A pesar de la falta de educación y de sus humildes comienzos, Catalina I gobernó Rusia durante dos años apoyada por su antiguo amante Menshikov y un consejero secreto. El 17 de mayo del año 1727, con solo 43 años de edad y luego de haber gobernado durante dos años en solitario, la primera emperatriz rusa, Catalina I, murió. Fue enterrada en la fortaleza de San Pedro y San Pablo, la conocida sirvienta nacida Marta y convertida en zarina por el amor de Pedro el Grande, abrió el sendero a otras emperatrices que gobernaron Rusia en años posteriores.