Concepto de Soberanía

El término de soberanía etimológicamente deriva de la voz latina "super omnia" la cual significa poder supremo o sobre todo. Esto indica que la soberanía es la autoridad más suprema donde se encuentra el poder político y público de una sociedad o un Estado, sobre su territorio y sus colectividades. Por lo tanto, la soberanía es la libertad de cualquier Estado para constituir sus leyes y controlar sus recursos sin la restricción de otros Estados.

Soberanía

Por ejemplo, en ciertos gobiernos, como en España, la soberanía reside en el pueblo, de acuerdo a la constitución española, del que proceden todos los poderes del Estado, por medio de representantes elegidos por votación. Esta soberanía es la llamada soberanía nacional.

En el siglo XVI, acuñaba Bodin en su obra "Les six libres de la République", el significado más popular del principio de soberanía, el cual sostenía que, era el poder más elevado en un territorio dado. Dicha tesis años más tarde iniciaría, a que el concepto de soberanía, en unión con el de pueblo y territorio, fuera entendido como elemento fundamental para la existencia de cualquier Estado.

Desde ese entonces, filósofos como Rousseau alegaron que una entidad soberana que, nunca puede obligarse […] a una acatamiento a otro soberano. Debido a que, vulnerar el acto por el cual existe significaría derogarse y lo que nada es, nada ocasiona.

Asimismo, la evolución de la representación del soberano permitió que el concepto de soberanía se transportara de la persona hacia la invención del sistema jurídico nacional. La evolución de la visión clásica de soberanía progresivamente fue desarrollando del absolutismo a una versión más sujetada, siendo John Locke el postulante principal que aseveró que el poder soberano se halla restringido por la misma normativa de la que proviene.

Un ejemplo, sobre este pensamiento clásico es el concepto que señaló la Corte Permanente de Justicia Internacional en el caso Lotus, donde alegó que las limitaciones a la independencia de los Estados no puede ser asumidas, dado a que el Derecho internacional concede a los Estados un gran margen facultativo, el cual únicamente es limitado en algunos casos por leyes prohibitivas.

Así, con esta perspectiva clásica se trata la postura Westfaliana, de régimen internacional donde se presenta de acuerdo con la coexistencia de Estados territorialmente soberanos, los cuales no deben interponerse en los asuntos internos de los otros para así resguardar la paz internacional. Asimismo, el Pacto de Westfalia, tal como los demás convenios internacionales, se utilizaría para explicar la dualidad, interna y externa, de la soberanía estatal precisada en la máxima par in parem non habet imperium, de donde procederían numerosos conceptos del Derecho internacional, tal como la jurisdicción, libre autodeterminación, inmunidad, no intervención o igualdad soberana.

Al añadir en la cotidianidad la variable internacional a la tesis del concepto de soberanía, su estado como absoluto se reduce y es ahí cuando surge el debate sobre la jerarquización de las reglas y el dilema sobre la superioridad del Derecho estatal vis-à-vis el Derecho internacional. Incluso con este concepto se reconoce que los Estados, por su propia jurisdicción soberana, se autoimponen medidas prohibitivas al entrar en convenios internacionales; si bien, es importante reconocer que en otras situaciones el Derecho internacional llega a precisarse sin la necesidad de una participación acorde a la comunidad internacional, tal es el caso de la costumbre internacional.

Actualmente, se puede comenzar a considerar una tercera mutación del término de soberanía, principalmente en temas como Derecho ambiental, Derechos humanos, el cual consiste en la obligación de proteger, también, el Derecho de los refugiados y Derecho penal internacional. De acuerdo a esta tercera postura, se reconoce que se encuentra en una comunidad internacional interdependiente, bajo responsabilidades compartidas, donde los Estados ayudan entre sí para detener problemas de carácter trasnacional que no pueden ser resueltos de forma unilateral.