Concepto de Crédito Público

Dentro del área de la administración el crédito público representa el conjunto de principios, medidas, entidades, recursos y ordenamientos administrativos que entran en las operaciones que efectúa el Estado, con el propósito de atraer medios de financiamiento que envuelven endeudamiento o reforma de la distribución de sus pasivos. Asimismo, el endeudamiento público se produce en una cadena de instrumentos de variada naturaleza.


Crédito Público


Es importante mencionar que los primeros instrumentos que regularmente manejan los gobiernos son los siguientes:
  • Declaración y colocación de letras del Tesoro cuyo vencimiento destaque la acción financiera.
  • Contrato de préstamos con organismos financieros.
  • Emisión y colocación de títulos, bonos y deberes de largo y mediano plazo.
  • Deuda eventual que pueda generarse por el permiso de avales, fianzas y cauciones, con vencimientos que excedan el ejercicio financiero.
  • contratación de labores, servicios o ventajas cuyo pago total o parcial se estipule ejecutar en el transcurso de más de una actuación financiera posterior al vigente; siempre y cuando los conceptos que se inviertan se hayan vencido anteriormente.

Ahora bien, los sistemas de crédito público habitualmente se encuentran regulados de manera detallada por los poderes legislativos de los países. Se dice que la experiencia en Latinoamérica de endeudamiento anárquico e inorgánico manifiesta la necesidad de establecer políticas, reglas y procedimientos que eviten que los gobiernos inciden en prácticas perjudiciales en esta materia.

Principales objetivos que caracterizan al crédito público

  • Optimizar la capacidad y poder negociador del sector público en su conjunto.
  • Conseguir un mando eficiente y ordenado de los pasivos públicos.
  • Mejorar el beneficio de los recursos utilizables en los mercados de capitales.
  • Registrar de modo sistemático y confiable las operaciones de crédito público, en forma totalizada al resto de los métodos de la administración financiera.
  • Inspeccionar y calificar el correcto uso de los recursos derivados de sistematizaciones de crédito público.
  • Atender en tiempo y forma los servicios de la deuda pública.

Etapas del proceso de crédito público

Queda comprendido que el proceso de crédito público se organiza por medio de una sucesión de etapas que tienen especificidad y tipologías propias que son necesaria regular. Dichas etapas son las siguientes: autorización, negociación o emisión, contratación o colocación, administración y control.
  • Autorización: la autorización involucra precisar target="_blank">los roles de los Poderes Ejecutivo y Legislativo en contenidos tales como la fijación de los términos de endeudamiento y prioridad de las operaciones. Las medidas legales actuales en cada país puntualiza el valor de colaboración del Poder Legislativo en este tema.
  • Negociación o emisión: para producir el proceso de negociación es preciso contar con un eficaz método de información sobre la conducta y tendencias del mercado de capitales, tanto interno como externo. Dicho sistema debe contener, como mínimo, las siguientes informaciones: políticas de crédito de las corporaciones financieras internacionales de las que el país forme parte y las políticas del sector financiero privado externo e interno.
  • Contratación o colocación: una vez mercantilizadas las operaciones iniciará el proceso de la negociación formal, para lo cual las medidas que se establezcan constituirán quienes son los funcionarios legítimamente autorizados para hacerlo. Las contrataciones de préstamos o afianzamiento de las situaciones de emisión de títulos, responderán a la negociación elaborada y a las disposiciones legales propias de cada país.
  • Administración y control: la etapa de administración y control, que es la que operacionalmente se relaciona con el trabajo de los sistemas de administración financiera, se hace, en forma esquemática, de la siguiente manera: registro y comprobación de la admisión de los recursos, control de la aplicación de los recursos a los destinos notables en oportunidad de su autorización, trámite y pago de los servicios (pago de capital e intereses de la deuda y del recobro de títulos y recupero de garantías cuando corresponda.