Concepto de Legado de Japón Antiguo

El legado de Japón está muy relacionado con las enseñanzas de Confucio. Según los historiadores, el antiguo Japón tiene los períodos más primitivos de la historia japonesa. Este puede incluir o excluir el Paleolítico japonés situado en la Edad de Piedra (100.000 a. C. - 10000 a. C.), así como los periodos Jomon (10000 a. C. -300 a. C.) y Yayoi (900 a. C. - 300), que son nombrados de acuerdo a lugares de las cercanías de Tokio de acuerdo a los descubrimientos arqueológicos de cerámica que pertenecen a dichos periodos

Legado de Japón Antiguo

Es importante señalar que existen otros periodos muy importantes dentro de la cultura japonesa, se trata del periodo Kofun (250 - 238) que elige a los gigantescos túmulos de las tumbas reales de dicho periodo. Cerca del 10000 a. C., los pobladores del Japón extendieron la cultura hacia la zona de Jomon. Este término del japonés interpreta la "soga marcada" y se describe a un estilo de diseño de la cerámica. Se dice que la porcelana Jomon fue la principal de ese tipo en el mundo. Los machos de la formación jomon eran cazadores, cosecheros y pescadores y vivían en pequeñas tribus. Su cultura se amplió gradualmente a todas las islas japonesas y después sembraron también granos. La cultura jomon duraría hasta el 250 cuando fue eliminada abruptamente por la cultura Yayoi oriunda de Kyūshū.

Estos periodos fueron seguidos por lo que se conoce como el Japón clásico que percibe los periodos Asuka, Nara y Heian, cuando el budismo y la cultura de la China fueron interpuestos.

El legado intelectual del antiguo Japón está basado en las enseñanzas de Confucio, en su idioma y en el sistema filosófico que toma como concerniente las relaciones de familia, la nación y la sociedad. Hay un compromiso que tiene su origen en el tiempo cíclico, y ésta es que la sociedad no avanza ni involuciona; simplemente se reproduce uniformemente a sí misma en un ciclo continuo, un eterno retorno. Tal sistema constituye una responsabilidad para todos los ciudadanos: hay que resguardar la vida y a la vez someterla como si se tratara de un transitorio evento humano.

El legado religioso del antiguo Japón es el Shinto que es la religión más practicada, que es a la vez la religión nativa de Japón y que es exclusiva de ese país, fue la única religión que existió antes de la llegada del budismo a Japón y selló notablemente la mitología japonesa. Abarca una religión politeísta que se efectúa en los templos shinto o jinja, que se fundamenta en cuatro afirmaciones: costumbres y descendientes, amor al universo, depuración y la conmemoración de las festividades tradicionales. Por otra parte, en el legado social y político se puede observar el manejo de la ética y la imagen de rigidez en la organización de la sociedad, pues aparentemente establece el status y la posición que cada uno debe ocupar en ella.