Concepto de Principios Presupuestarios

El presupuesto se encarga de negociar y calcular de forma anticipada los ingresos y egresos de una actividad financiera (familiar, personal, una empresa, un gobierno, un negocio, una oficina) durante un lapso, en forma anual. Es un procedimiento de acción a cumplir un final previsto, indicado en valores y términos económicos que debe cumplirse en un categórico tiempo y bajo ciertas situaciones previstas, esta noción se emplea a cada centro de compromiso de la organización. El presupuesto es la herramienta de progreso anual de las instituciones o empresas cuyos programas y proyectos se manifiestan por término de un año.


Por otra parte, se dice que los principios presupuestarios son todas aquellas normas que establecen el contenido y ámbito de los presupuestos, formando, desde el punto de vista formal, una caución de los derechos de los administrados. Además, reflejan los criterios políticos existentes sobre el papel de las entidades locales, así como de la necesidad de nitidez en la gestión de los ingresos y gastos públicos.

Es importante mencionar que las categorizaciones tradicionales de los principios que rigen los presupuestos municipales diferencian entre principios políticos, contables y económicos. Al primer grupo pertenecen los principios de competencia, generalidad, unidad, singularidad, no simulación, igualación y propaganda. Los preceptos del área de la contabilidad son los de presupuesto bruto, unidad de caja y descripción, y por último, los principios económicos son los de proporción, gestión mínima y neutralidad.

Principios Políticos

  • Principio de generalidad: el presupuesto ha de acoplar la totalidad de los ingresos y de los gatos que cause la actividad financiera del estado sin ningún tipo de eliminaciones.


  • Principio de competencia: el Poder Legislativo es al único que pertenece concluir cuales han de ser los pagos y cobros que permite la realización del presupuesto, sólo él representa el poder soberano de la ciudadanía.


  • Principio de unidad presupuestaria: todas las acciones del estado deben quedar acumuladas en un único estado de ingresos y gastos.


  • Principio de publicidad: todas las etapas por las que pasa el documento presupuestario deben ser públicas.


  • Principio de anualidad: el presupuesto es un orden transitoriamente dado por el Legislativo al Ejecutivo, por lo que se refiere a un tiempo concreto (normalmente el año). El presupuesto es una instauración de carácter cíclico que se repite todos los años.


  • Principio de claridad: el escrito presupuestario debe estar elaborado en un lenguaje natural para que pueda ser entendido por la mayoría de la población.


  • Principio de especialidad: la autorización para gastar otorgada al ejecutivo por medio del presupuesto no es una permisión genérica de gasto, sino determinada y restringida, que además presenta tres significados diferentes: especialidad cualitativa, especialidad cuantitativa y especialidad temporal.


  • Principios Contables

  • Principio de presupuesto bruto: (palabra contable del principio de generalidad) las partidas presupuestarias deben surgir siempre por su valor bruto (sin minoraciones).


  • Principio de especificación: (término contable del principio de especialidad) todos los ingresos y pagos deben ser catalogados de acuerdo a criterios lógicos determinados en función de su naturaleza objetiva.


  • Principio de unidad de caja: (palabra contable del principio de unidad) todos los ingresos y pagos que permita la realización deben agruparse en una tesorería única para suministrar su control.


  • Principio de ejercicio cerrado: (término contable del principio de anualidad) las cuentas del presupuesto se cierran con su actuación.


  • Principios económicos

  • Limitación del gasto público: para los economistas tradicionales el gasto público era un consumo improductivo, restringir los gastos públicos para ahorrar.


  • Principio de autoliquidación de la deuda: el endeudamiento original del sector público solo debe ser usado para invertir gastos públicos de inversión.


  • Naturalidad impositiva: el préstamo de una lista pequeña y selectiva de gastos públicos debe hacerse a través de gravámenes que no separen a nadie ni a nada. Para los tradicionales el impuesto no debía dificultar el adelanto económico, pues desconfiaban de que el estado fuera capaz de efectuar resultados político sociales por medio del presupuesto.


  • Principio de equilibrio presupuestario anual: acreditada como la “regla de oro” de la hacienda clásica. Constituye que los gastos presupuestarios habían de ser invertidos por ingresos públicos de representación ordinarios, pues considerando el gasto público como utilización y no como inversión, el equilibrio presupuestario tenía la ventaja de restringir sus cifras a lo que se pudiese cobrar mediante impuestos.