Concepto de Roma

El punto de partida de Roma fue la guerra de troya y uno de los héroes que en ella participaron,fue Eneas, quien en su huida llegó a las costas del lacio, donde se estableció. Su hijo, Ascanio, instituyó la ciudad de Alba Longa e inició una dinastía de cuyo tronco surgieron Rómulo y Remo, fundadores de Roma. Según la historia, los hermanos se enfrentaron y Rómulo, vencedor, se convirtió en primer rey de Roma 753 a. de C.

Roma (Época, Monarquía, Imperio, decadencia y crisis)

Desde entonces se inicia el período monárquico representado por siete reyes. Los cuatro primeros forman la fase latino- sabina y los otros tres, la etrusca, sistema que estuvo en vigencia hasta el 509 a. de C. en que se estableció el régimen republicano.

Rómulo otorgó sus primeras instituciones políticas e incluso un ordenamiento social. Su sucesor, Numa Pompilio, finalizó el proceso de establecimiento al regular los principales colegios sacerdotales e introducir el calendario. Tulio Hostilio, tercer rey, asumió un carácter guerrero y destacó por la destrucción de Alba y la imposición de la hegemonía romano sobre Lacio. El monarca que cierra esta fase fue Arco Marcio, que amplió los dominios de romanos.

Tarquinio, quinto rey de Roma, era de etrusco y efectuó una importante política de reformas. Los mismos elementos aparecen en el relato sobre Servio Tulio, creador de las principales instituciones políticas. Terminó reinando Tarquinio el Soberbio, en cuyo nombre va implícito el carácter tiránico de su gobierno, por lo que fue expulsado del trono de la ciudad.

Los grandes cambios por la que pasó la sociedad romana en el siglo II a. de C., fue resultado del desarrollo económico y de la conquista que ésta provocó, condujeron a una agudización de los problemas y contradicciones que existía en su interior. Además, la constitución republicana no era el instrumento adecuado para el gobierno de un imperio universal sometido a un continuo crecimiento territorial. Comprimidos todos los resortes del poder en manos de un grupo restringido, cuya preocupación era conservar sus privilegios, la perspectiva de una solución natural dentro del mismo sistema se decaía cada vez más.

La República entró en un período de crisis que exigía soluciones que la clase dirigente no aportaba, solo la contemplaban si reportaba beneficios específicos. Así ocurrió con un primer intento realizado por C. Lelio, cuyas reformas se fundamentaban en la distribución de las tierras, que fue rechazado por el Senado y por los grandes terratenientes. No obstante, sus proyectos fueron retomados con vista al éxito por los hermanos Tiberio y Cayo Sempronio Graco.

Los Graco pertenecían a una destacada familia de la nobilitas, los Sempronios., el hermano mayor, Tiberio, fue designado como tribuno de la plebe en el año 133 a. de c., y su principal proyecto fue una ley agraria centrada en el ager publicus que restableciera la permanencia a las zonas campesinas, que consideraba la base de la República y la solución primordial a sus problemas. Pero reconociendo a los posesores los derechos adquiridos sobre las tierras que ocupaban.

La propuesta suscitó una fuerte oposición y el Senado respondió por medio de otro tributo, Octavio, que interpuso su veto y fue acusado por Tiberio de actuar en contra de los beneficios del pueblo, por lo que planteó a la asamblea su destitución, que además acepto.

Para ejecutar la ley, se nombró una comisión de tres miembros, que consiguió de la asamblea poderes judiciales. Tras ser ratificado en el 132 a. de C., Tiberio fue asesinado por sus enemigos, aunque los trabajos de la comisión continuaron y fueron asumidos por su hermano, Cayo Graco, que en el 123 a. de C. entró al tribunado de la plebe con propósitos legislativos que rebasaban el aspecto agrario y pretendían una reforma total del estado romano.